En los últimos años, se ha aprendido mucho sobre qué constituye una dieta saludable durante el embarazo. La importancia del ácido fólico para prevenir complicaciones está ahora más que establecida y hay datos importantes acerca de que muchos aspectos de la salud futura de una persona pueden estar influenciados por la dieta de la madre durante el embarazo. En la actualidad se piensa que una buena nutrición en este periodo puede reducir el riesgo futuro en el bebé de enfermedades como la obesidad, la diabetes y las dolencias coronarias.

La embarazada debe tomar proteínas, carbohidratos y grasas durante el embarazo. Calcular lo que una mujer en cinta debe tomar es muy fácil ya que las proporciones son las mismas durante este periodo y en otros casos: el 60% de las calorías debe proceder de los carbohidratos, el 30% de la grasa y el 20% de las proteínas.

  • Carbohidratos: Son una fuente importante de combustible tanto para la madre como para el hijo, ya que se disuelven en glucosa, la cual atraviesa fácilmente la placenta. Se recomiendan 5 raciones al día de alimentos que contengan carbohidratos. 
  • Proteínas:  las proteínas son esenciales para el crecimiento del bebé y de la placenta, así como para la salud de la madre. Las mujeres embarazadas necesitan unos 60 gr cada día.
  • Las grasas contienen vitaminas y contribuyen al desarrollo saludable de las células. No obstante, su consumo debe limitarse y siempre tomar las saludables que se encuentran en el pescado, en aceites, etc, jamás debe tomarse grasas que se encuentren en bollería industrial.
  • Algunos estudios demuestran que el desarrollo del sistema nervioso del bebé puede favorecerse mediante los ácidos grasos omega 3, cuya fuente rica son los pescados azules. Hay que evitar los pescados con alto contenido en mercurio.

 

Dejar una respuesta