5 recomendaciones sobre la dieta de las embarazadas en invierno

Es muy importante llevar una alimentación equilibrada e hidratarte mucho si estás embarazada en invierno.

Las bajas temperaturas del invierno invitan a ingerir más calorías y a moverse menos, por lo que las embarazadas deben prestar mucha atención a su dieta en estos meses.

En invierno aparecen muchas enfermedades relacionadas al sistema respiratorio, tos, fiebre, por lo que deben cuidar sus niveles de inmunidad llevando una dieta muy completa y manteniendo una buena hidratación.

Algo qué deben tener en cuenta las embarazada en invierno es que su cuerpo está muy sensible, por lo tanto, debes evitar exponer tu cuerpo a condiciones climáticas extremas y gérmenes. Esto puede ser perjudicial tanto para ti como para el bebé.

El frío excesivo puede enfermarte, intenta permanecer en el interior tanto como te sea posible, incluso cuando salgas abrígate con prendas de lana para mantenerte caliente, también, hidrata mucho tu piel para evitar la resequedad.

Recomendaciones de alimentos que debes incorporar en tu dieta a diario en invierno

Consejos sobre seguridad alimentaria en el embarazo enfamil es article 760x270 crop center.progressive

Verduras de hoja verde

Espinaca, lechuga, brócoli, contienen ácido fólico, lo que la convierte en uno de los mejores alimentos para comer durante el embarazo.

El folato es una vitamina B necesaria para el desarrollo infantil saludable. Ayuda a prevenir defectos graves de la columna vertebral y el cerebro. Además, al ser una rica fuente de hierro, la espinaca ayuda en la producción de glóbulos rojos que reduce el riesgo de anemia.

Las verduras anaranjadas y rojas como las zanahorias, las batatas, la calabaza de invierno y los pimientos rojos también son buenas. El yodo es un mineral importante necesario para la producción de la hormona tiroidea, que es vital para el crecimiento y el desarrollo. Buenas fuentes de yodo incluyen mariscos, huevos y sal yodada.

Almendras y nueces

Incorporarlas en tu dieta diaria en invierno es extremadamente beneficioso para el cerebro del feto.  Además, las almendras son ricas en vitaminas y minerales y también ayudan a mantener el peso corporal.

Naranjas

Las naranjas son ricas en vitamina C, hierro, zinc y ácido fólico. Comer naranjas durante el embarazo en invierno puede mejorar tu sistema inmunológico, fortalecer el desarrollo cerebral del feto y también brindar beneficios para el tono de la piel.

Batatas

Las batatas o boniatos son una excelente fuente de betacaroteno que tu cuerpo transforma en vitamina A.  Esta vitamina es fundamental para la restauración y regeneración de las células de la piel, y la vitamina C promueve la producción de colágeno para mantener su elasticidad.

Bebe muchos líquidos

embarazada haciendo zumo

En el invierno a menudo nos olvidamos su evitamos beber agua debido al clima frío. Puede que no parezca necesario, pero el cuerpo necesita más agua durante los inviernos debido al aire seco. Por lo tanto, intenta beber suficiente agua a lo largo del día.

Un cuerpo bien hidratado también ayuda a protegerte de otras enfermedades. Evita consumir bebidas azucaradas. En su lugar, opta por algunas opciones saludables como té, café, sopa o jugos de frutas frescas.

Aspectos a tener en cuenta en la alimentación de invierno

Debes cuidar tu alimentación, hidratarte muy bien y abrigarte si estás embarazada en invierno.
Debes cuidar tu alimentación, hidratarte muy bien y abrigarte si estás embarazada en invierno.

Los especialistas consideran que durante el invierno el clima, las bajas temperaturas, invitan a comer de forma más voluminosa guisos, potajes, sopas y platos que aportan nutrientes y vitaminas para mantenerlos libres de cualquier infección.

Por lo tanto, la embarazada tiene que llevar una dieta equilibrada que le permita cumplir las necesidades nutricionales de esta etapa, que quede satisfecha y no la haga subir de peso en exceso.

Puedes ingerir sopas y potajes que tengan hidratos como pasta y legumbres, que contengan proteínas de origen animal pero no muy grasas, como el pescado, el pollo, o los huevos cocidos.

Las grasas cumplen la función de transportar algunas vitaminas como la A y la D, es importante ingerir las grasas necesarias y su ingesta se modificará según la época del año.

En invierno el organismo requiere una cantidad un poco superior que en verano. En la embarazada debe proporcionar aproximadamente el 30% del valor calórico total de la dieta. La cantidad recomendada debe de ser entre 80 y los 90 gramos para una mujer tipo.

Importante

Además de mantener una dieta saludable y equilibrada es importante realizar actividad física, porque ofrece beneficios para la mamá y para el bebé.

Si bien el invierno puede generar pereza, tengamos en cuenta que el ejercicio aumenta el calor corporal, lo cual favorece a sobrellevar mejor las bajas temperaturas.

Además, la vitamina D desempeña un papel fundamental durante el embarazo para regular el metabolismo del calcio, lo cual es vital para el desarrollo óseo del bebé.

Aprovechar los días y ratos de sol para realizar paseos al aire libre, en un parque o en un espacio natural en contacto los elementos de la naturaleza, te ayudarán a integrar la vitamina D en tu organismo.

Teniendo en cuenta éstas recomendaciones tu embarazo durante el invierno lo llevarás con buen ánimo, mucha energía y perfecta salud.

Fotos: Pixabay.

Ir arriba