la epidural

Continuamos enumerándote 10 aspectos que no sabías sobre la epidural, que te servirán para el momento del parto.

8. La consulta previa, obligada:

Si en el parto piensas solicitar la analgesia epidural debes acudir en el último trimestre del embarazo a la consulta de preanestesta. En ella, el anestesiólogo te explicará en qué consiste la técnica, sus complicaciones, sabrá si está contraindicada porque padezcas alguna patología, y analizará, entre otras, las pruebas de coagulación, para comprobar que no hay problemas. Además, ese es el mejor momento para que la embarazada firme el consentimiento informado de que acepta la epidural. Si no lo haces en esa consulta, entonces tendrás que firmarlo en medio del proceso de parto, con los dolores y el nerviosismo que ello supone.

9. No se pone si hay sufrimiento fetal:

Hay algunas patologías de la columna, nerviosas o hematológicas que son incompatibles con la epidural. Tampoco se aconseja cuando existe
sufrimiento fetal (hay que sacar lo antes posible al bebé) o si el propio
obstetra que atiende el parto cree que no es conventente.

10. Con tatuajes no es posible:

Si tienes un tatuaje en la espalda, en la zona de los riñones, debes saber que, de entrada, está contraindicado, a no ser que el mismo tatuaje deje un espacio sin tinta para poder pinchar. Ten en cuenta que si se inyectara en el tatuaje y se introdujera tinta en el espacio epidural, se podría provocar importantes infecciones, como meninguitis, o tumores, alergias….

Dejar una respuesta