nino-gordito

Segunda parte. Continuamos brindándote más información sobre la diabetes en niños y adolescentes

Existen dos tipos

La diabetes tipo I, infantil o juvenil. El páncreas fabrica poca insulina,  por lo que el niño que la padece tiene que inyectarse esta hormona durante toda la vida. Los niveles de glucosa pueden aumen­tar o disminuir bruscamente en la sangre.

La diabetes tipo II. El páncreas fabrica una insulina poco efectiva y la glucosa no puede entrar en las células. Las personas que la padecen deben realizar un tratamiento para conseguir que la insulina sea más activa. Con el paso del tiempo disminuye la actividad del páncreas y, después de varios años, el enfermo necesitará inyectarse insulina.

¿Cuáles son sus síntomas?

Algunos niños pueden no tener síntomas. En gene­ral, esta enfermedad produce mucho apetito, porque el organismo no puede utilizar la glucosa que proce­de de los alimentos; micciones frecuentes, porque el cuerpo se deshace de la glucosa acumulada a través de la orina; mucha sed y cansancio.

Principales factores de riesgo

Tienen más riesgo de padecer esta enfermedad los hijos de padres obesos, sean o no diabéticos, los jóvenes obesos, tengan o no antecedentes, y los que padecen el llamado síndrome metabólico, es decir: tienen sobrepeso y niveles altos de azúcar, colesterol y ácido úrico (diabetes tipo II).

¿Por qué se produce en niños y jóvenes?

El aumento de diabetes tipo II en niños se debe a que muchos tienen sobrepeso, poca actividad física y antecedentes familiares con diabetes. El mecanismo es el siguiente: al engordar en exceso, las grasas ingeridas se acumulan en el hígado y en los músculos, y eso hace que la insulina que segrega el páncreas sea poco eficaz.

¿Cómo puedo saber si el niño va a ser diabético?

Cuando el niño tiene factores de riesgo, el pediatra solicitará un análisis de sangre. Cuando la prueba es positiva (tiene altos niveles de glucosa para la edad), el chico tiene riesgo de ser diabético, si no se adoptan medidas urgentes.

1 comentario

Dejar una respuesta