embarazo

El cáncer de mama es difícil de detectar si no nos hacemos las pruebas pertinentes. Además, es mucho más complicado en mujeres embarazadas y es que en estos casos se detecta en la mayoría de los casos en forma tardía debido a que su diagnóstico es difícil cuando el tejido mamario se modifica por la gestación y la lactancia. Por lo general, las mujeres embarazadas, lactantes o que acaban de dar a luz presentan mamas sensibles, turgentes e inflamadas, esto puede dificultar la detección de masas anormales pequeñas, lo que se traduce en retrasos en el diagnóstico del cáncer de mama.

Este tipo de cáncer es el más común asociado a la gestación. Además, debido a que cada vez es mayor el número de mujeres que postergan su primer embarazo hasta una edad muy avanzada, esto tiene más riesgo en poder tener cáncer de mama. En cuanto a los tratamientos contra el cáncer durante el embarazo es algo complicado ya que la quimioterapia, por ejemplo, puede ser un gran riesgo para el feto. La medicación contra el cáncer podría dañar al feto sobre todo durante el primer trimestre, pero una vez que el feto está maduro el tratamiento es igual que en la mujer no embarazada.

Debemos hacernos, cada año, la revisión correspondiente para poder detectar cualquier tipo de cáncer y poder prevenirlo a tiempo. El muy importante el diagnóstico precoz. Durante el embarazo acude al médico siempre que sea posible.

Dejar una respuesta