bebe

Tener sentido del humor es una ventaja para cualquier persona. La risa libera endorfinas al flujo sanguíneo  y actúa como anelgésico natural. Además, algunas pruebas han demostrado que la risa disminuye la presión sanguínea, favorece el sistema inmunológico, que lucha contra enfermedades y reduce el número de hormonas del estrés.

La risa de un bebé puede comenzar en torno al cuarto y quinto mes. Para ello, los padres deberán jugar mucho con él para que comience a reirse y a pasárselo bien. Los padres hacen algo para satisfacer al bebé y éste sonríe, repiten la acción y vuelve a sonreír. Las acciones que suelen provocar la primera risa del bebé son el sonido ¡buu! mientras el papá o la mamá sonríe, el ruido de la pedorreta en la tripa del bebé, cuando el papá o la mamá esconde su cara a través de sus manos y las retira rápidamente, o hacer como que vamos a lanzar al bebé y después evitar su caída agarrándolo, entre otras acciones.

El bebé se ríe porque experimenta sorpresa, ya que no sabe que va a pasar cuando, por ejemplo, haces como que lanzas al bebé. La suave risa del bebé se desarolla hasta ser casi una risa escandalosa. Estas risas son una serie de exhalaciones repetidas y rítmicas que se representarán como JA, JA, JA. Si alguno de estos JA se extiende se podría confundir con el llanto de ayuda o dolor. Es como el bebé, en respuesta a la sorpresa, empezara a llorar pero se diera cuenta de que es una sorpresa segura ya que proviene de sus protectores.

 

 

 

 

Imagen: el club de los pequenos sonadores

Dejar una respuesta