bebe

El juego es el primer lenguaje del niño. Por medio de la actividad lúdica los pequeños interactúan con los objetos, desarrollan sus sentidos, adquieren habilidades, expresan fantasías y sentimientos; se relacionan con otras personas, adquieren pautas de conducta, imitan…etc. A través del juego, ya sea de manera individual o con padres, interiorizan la realidad circundante y expresan su mundo interior.

Durante el primer año de vida del niño,  la percepción sensorial, la manipulación, la coordinación de movimientos y los primeros contactos con las personas de su entorno, son los principales factores de aprendizaje, estimulación y juego. Tu bebé ha nacido y tienes un largo recorrido durante los próximos doce meses para jugar con él y estimular sus sentidos. Nada más nacer el bebé va descubriendo su propio cuerpo. Durante los primeros meses buscaremos juguetes que favorezcan la coordinación motora y desarrollo de los sentidos.

Durante los tres primeros meses de su nacimiento, la vista y el oído del bebé no están del todo desarrollados, ve las cosas borrosas pero aprende a seguir el objeto con la mirada y reacciona ante los sonidos. Una cosa que se recomienda hacer es cuando le cambiamos el pañal jugar con él, de esa manera estará con ganas de que llegue ese momento. Por ello, se recomiendan juguetes que estimulen el oído y la vista. Durante los tres meses siguientes se recomiendan juguetes que estimulen su tacto.

Para favorecer la importancia del desarrollo verbal, mediante el juego, se le puede hablar, cantar, sonreír, etc. De esta manera, el niño podrá ir repitiento las palabras que escucha a través del balbuceo. En la etapa de 9 a 12 meses el niño ya puede indicarnos lo que quere. Un juego de reconocer animales es muy recomendable ya que se lo pasará bien.


Dejar una respuesta