Desde siempre las mascotas han sido una de las mejores compañías para el ser humano. Especialmente los niños disfrutan mucho de dicha compañía y, además, las mascotas representan un gran aprendizaje para ellos.

Hoy en día está muy de moda tener mascotas, sobre todo porque se ha potenciado el concepto de “adopción”. Esta es una manera de darle calidad de vida a animales que han sido rechazados o abandonados por gente que pensó que estos animales eran juguetes, y luego de darse cuenta del compromiso que significan, ya no los quieren.

Es por lo dicho anteriormente que, antes de decidir tener una mascota –especialmente perros o gatos–, debemos pensar cuidadosamente si somos capaces de brindarle al animal las condiciones de vida que requiere.

Enseñar a los niños a cuidar a las mascotas

Una vez decidimos llevar una mascota a casa donde viven nuestros niños, es imprescindible involucrarlos en su cuidado. Pequeñas tareas adecuadas a la edad de los niños y que beneficien la salud del animal y creen responsabilidad y sensibilidad en los pequeños de la casa.

Actividades como mantener limpios los recipientes de comida y bebida de la mascota, es algo sencillo que se logra con un lavado con agua y jabón. También es prudente establecer horarios para sacar a pasear al animal y también para alimentarlos, y el tipo de comida que se les debe administrar.

Respecto a la comida, es recomendable enseñar a los niños qué tipo de comida debe consumir su mascota, tomando en cuenta su raza y edad. En general, sobre todo perros y gatos, no deben ingerir comida cruda. Lo ideal es el alimento seco, como los piensos de Acana con cordero y Manzana, que además son hipoalergénicos.

También te puede interesar:
Máscotas y bebés, ¿sí o no?

Convivencia de niños y mascotas

Sí, los niños son quienes más disfrutan de tener una mascota, y también para la mascota es importante la relación con los niños. No obstante, los adultos debemos tomar ciertas acciones para asegurarnos que esa relación sea realmente beneficiosa para ambos y sobre todo saludable.

En ese sentido, la primera norma que se debe establecer es la del respeto mutuo. Tanto el animal como el niño deben tener su espacio vital y eso hay que enseñarlo, pues es normal que, por ejemplo, el niño al jugar pueda acorralar al animal y esto provocará una reacción naturalmente defensiva de la mascota.

De igual manera, el animal debe ser enseñado respecto a lugares donde no debe tener acceso como la habitación y, sobre todo, tener respeto de la cama donde el niño duerme. Es una cuestión de obediencia y de salubridad.

Otro aspecto importante es la salud del animal, para evitar que pueda contagiar a los niños de ciertas plagas. Para ello debemos mantener a la mascota debidamente desparasitada y vacunada. Igualmente, se debeproteger periódicamente a las mascotas con productos preventivos contra pulgas, garrapatas y lombrices.

A disfrutar de las mascotas, pero con responsabilidad

Disfruten la alegría de tener una mascota en casa, enseñen a sus hijos a respetar a los animales y sean todos responsables de mantener una relación saludable. Atesorarán hermosos y felices recuerdos de la vida en común y obtendrán los mayores beneficios y recompensas por cuidar a un animal.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here