bebe

El virus respiratorio sincitial (VRS) causa síntomas leves, similares a los de un resfriado, en adultos y niños mayores. Sin embargo, puede causar problemas serios entre los bebés. El virus respiratorio sincitial se multiplica cuando está presente en las vías respiratorias. Si la futura mamá enferma, no existe ningún riesgo de que el virus atraviese la placenta y llegue al feto. En cambio si la mamá se contagia de una infección respiratoria justo después del nacimiento o en los primesos meses del bebé es indispensable tomar algunas medidas para no contagiar al bebé.

El VRS se transmite fácilmente de una persona a otra. Puede adquirirse por contacto directo con alguien que lo tiene o por tocar objetos infectados, tales como juguetes o superficies como lo son los mostradores.

Medidas para no contagiar al bebé:

  • Se recomienda llevar una mascarilla que subra la nariz y la boca de la mamá durante la toma y también cuando tenga al bebé en brazos. La mascarilla se deberá cambiar con frecuencia y en cualquier caso, cada vez que se estornude o se sufra un golpe de tos.
  • Antes de tocar al niño, la mamá deberá lavarse las manos muy bien y naturalmente deberá evitar besar al pequeño hasta la desaparición de los síntomas.
  • La mamá deberá tener un especial cuidado cuando toque objetos que entren en contacto con el bebé como chupetes, sábanas, juguetes, etc. La transmisión del virus también se puede producir por vía indirecta a través de las manos “contaminadas”.
  • Si a pesar de las precauciones tomadas el pequeño se contagia, el pediatra valorará en función de los síntomas la necesidad de derivar al niño al especialista.

 

 

 

 

Imagen: pequelia

Dejar una respuesta