Desde que una mujer confirma estar embarazada pone más empeño en llevar un estilo de vida saludable. En ello está incluída la alimentación y el ejercicio físico. La alimentación cobra mucha importancia en esta etapa y debemos cuidar cada cosa que comemos ya que todo irá directamente al feto. Vamos a darte algunos consejos para que sepas qué debes incluir y qué prescindir en tu dieta:

  • Es necesario resistirse a la comida rápida, dulces o bollerías ya que engordaremos y, además, ésto no es muy sano para el futuro bebé.
  • No debemos cenar  y dormir enseguida ya que ésto nos haría tener una digestión pesada. Debemos cenar, al menos, dos horas antes de irnos a la cama.
  • No se debe beber mucho líquido antes de cenar ya que ésto también nos haría sentirnos muy pesadas. 
  • Por las hormonas que hay en el embarazo, lo mejor es controlar el consumo de grasas saturadas y azúcares simples.  
  • No debemos tener hábitos insanos, como fumar, beber, etc.
  • El sobrepeso o la malnutrición de una embarazada pueden imponer en el bebé condiciones desfavorables a su desarrollo y acarrear una serie de complicaciones.
  • El equilibrio alimentario es muy importante, ya que es lo que asegura un adecuado aporte nutricional.
  • Debe ingerir una porción balanceada de carbohidratos, grasas y proteínas. También fibra.
  • Se recomienda tomar una porción de lácteos diaria, forticados en hierro.
  • Puede prevenir la deficiencia de hierro con dos o tres porciones de huevos y carnes al día. También se debe tomar alimentos ricos en omega 3, como la sardina y el salmón, que previenen muchas enfermedades en el bebé.
  • Se recomienda practicar deportes de bajo impacto, y que se controle la intensidad y tipo de ejercicio.

 

Dejar una respuesta