dormir embarazo

La varicela es una enfermedad provocada por el virus Varicela-Zoster. Este virus  pertenece a la familia de los herpes virus y tiene la capacidad de producir varicela o herpes zoster, cuando ya se ha padecido varicela previamente.  La varicela es una enfermedad contagiosa, por lo cual el 90% de los adultos la ha padecido en algún momento de su vida y tiene inmunidad de por vida. El período de incubación dura de 12 a 20 días y es asintomático.

Le sigue un período, que dura de horas a 3 días, durante el cual los síntomas son inespecíficos: fiebre poco elevada, cefaleas, anorexia, vómitos.
El período de enfermedad declarada se caracteriza por la aparición de la erupción en piel y mucosas, constituida por lesiones máculo-pápulo eritematosas pruriginosas, que en 24 horas se transforman en pequeñas ampollas.
El desarrollo de varicela durante el embarazo es un hecho poco frecuente ya que el 90% de los adultos están inmunizados contra este virus.

Según el momento de la gestación en que se presente la infección por este virus, los riesgos serán de mayor o menor importancia para el feto.
Si el contagio se produce antes de las 13 semanas, el riesgo es muy bajo, ya que solamente un 0,4% de los bebés pueden ser afectados.
Si la infección materna ocurre entre las 13 y 20 semanas de gestación el bebé tendría el 2% de riesgo de padecer lo que se llama síndrome de varicela congénita, pero con consecuencias que comprometen su salud. Este cuadro puede causar malformaciones fetales como cicatrices en la piel, malformaciones en miembros, microcefalia, problemas de visión, de audición y discapacidades psico-motoras. También podría ocasionar una disminución en el crecimiento fetal intrauterino.

Si la infección materna ocurre entre las 20 y 36 semanas los anticuerpos maternos tienen tiempo de atravesar la placenta y proteger parcialmente al recién nacido. En este caso el bebé tal vez contraiga varicela antes del quinto día de vida pero de una forma benigna que no ocasiona problemas serios.

El cuadro más grave de la enfermedad se presenta cuando la infección materna por varicela ocurre entre los 5 días previos al parto y 2 días después del nacimiento. En estos casos el bebé queda expuesto directamente al virus porque no ha tenido tiempo de recibir los anticuerpos generados por la madre antes del parto. El riesgo de contagio del recién nacido es del 30% al 40% provocando un cuadro denominado varicela neonatal que se desarrollará a partir del décimo día de vida con evolución grave o fatal, especialmente si no se recibe tratamiento.

Dejar una respuesta