-

Enfermedades respiratorias: bronquiolitis

bronquiolitis

La bronquiolitis infantil es una enfermedad respiratoria aguda frecuente en los primeros años de vida, que suele suceder  durante el invierno y principio de la primavera, en la que se afectan los bronquiolos, que son la parte terminal de los bronquios.

Inicialmente cursa como un cuadro catarral con tos y mocos. Posteriormente afecta a los bronquíolos manifestándose clínicamente en forma de dificultad respiratoria.
El niño probablemente tendrá la nariz con mucha mucosidad y fiebre baja durante dos o tres días. Luego, es probable que empiece a toser, a respirar rápido y con dificultad, y a presentar sonido de silbidos en el pecho durante otros dos o tres días.

Es una infección del pulmón causada por varias clases de virus. Por lo tanto es contagiosa. El virus más frecuente es el llamado Virus Respiratorio Sincitial (VRS), por lo cual se produce un cuadro catarral inicial y, poco tiempo después, descienden hasta los pulmones dañando a los bronquios. Se dice que solo afecta a niños de menos de uno o dos años por que en ellos la parte terminal de los bronquios es lo suficientemente pequeña como para obstruirse en presencia de inflamación, impidiéndose el paso adecuado del aire.

El diagnóstico lo hace el pediatra mediante la auscultación de los pulmones. En casa, se debe  mantener al niño bien hidratado, que haya humedad ambiental, hacer lavados nasales frecuentes y aspiración de secreciones con perilla de goma. Son útiles la posición de medio incorporado (para facilitar la respiración) y la fisioterapia respiratorias para movilizar las secreciones de moco en los bronquios.

El humo del tabaco es muy dañino para estos niños por lo que los padres deberán de abstenerse de fumar delante de ellos. Medicación con broncodilatadores en aerosol no siempre son eficaces. Lo mejor es consultar al médico.

También te puede interesar:
El hirsutismo en los niños (II)
También te puede interesar:
Hablemos del eccema en el recién nacido

Use un humidificador en el dormitorio mientras el niño está durmiendo.
Deje que el agua caliente corra en la ducha o en la bañera para hacer que el baño se llene de vapor y siéntese ahí con su niño en caso de que este esté tosiendo con fuerza y teniendo dificultad para respirar.

La enfermedad se contagia como un resfriado: a través de contacto cercano con saliva o moco, aunque los niños más grandes usualmente no se enferman tanto como los pequeños. Se puede prevenir el contagio manteniendo al niño enfermo en casa hasta que se haya ido la tos por completo. Procura lavarte las manos después de tu contacto con el niño enfermo para evitar que el virus se extienda a otras personas.

 

Imagen: pediatrobastros

Lo último...

Juegos esenciales para el desarrollo físico y mental

Los juegos infantiles son esenciales para la evolución y el desarrollo físico y mental de los niños. Además de ser las primeras oportunidades para...

Nuevo Bugaboo Bee 6, mas compacto y confortable

El nuevo Bugaboo Bee 6 ya está aquí. Una sillita de bebé que ha sido diseñada para ser más compacta, confortable y fácil de...

¿Qué batidora comprar para hacer papillas para bebés?

Las papillas son muy importantes para los bebés, ya que aportan proteínas y nutrientes, beneficiando su desarrollo. También son una forma de estimular en...

Defensas de los niños: ¿cómo se pueden reforzar?

Para reforzar las defensas en los niños es primordial llevar un estilo de vida saludable, es decir tener buenos hábitos y una dieta equilibrada....

Microespuma, técnica para acabar con las varices sin cirugía

El embarazo suele ser uno de los momentos más maravillosos de cualquier mujer, pero también tiene sus problemas. Uno de los más frecuentes es...