orinal

A continuación daremos algunos consejos sobre lo que debes y no debes hacer al entrenar para el orinal a tu hijo, ya que te darán confianza y te ayudarán a guiar a tu hijo en el camino al éxito.

Lo que debes hacer:

1.-Espera a que tu hijo esté preparado. No existe una edad específica para entrenar a tu hijo para el baño. Si bien los niños comienzan a dominar la mayoría de las habilidades que necesitarán entre los 18 y los 30 meses, es posible que tu hijo no esté listo para dominar el entrenamiento hasta incluso los cuatro años.

Mientras más preparado esté tu hijo para comenzar el entrenamiento, más rápido será el proceso. Pero no fijes una fecha límite, pues eso ejerce una presión innecesaria sobre el niño y puede arruinar el éxito del entrenamiento.

2.- Lleva a cabo las distintas etapas de una en una.

El entrenamiento para el uso del orinal es un proceso con muchas etapas. Tu hijo puede dominarlas al cabo de unos cuantos días o meses. Este entrenamiento implica:

    • Que el niño te avise que tiene ganas de ir al baño.
    • Desvestirse.
    • Hacer pipí o caca.
    • Limpiarse.
    • Vestirse.
    • Tirar de la cadena.
    • Lavarse las manos.

Cada paso puede tomar su tiempo, por lo tanto, recuerda celebrar los logros de tu hijo al final de cada etapa. Considera los detalles, no sólo el objetivo a largo plazo. Recuerda, el éxito inicial radica en que tu hijo comprenda el uso del orinal o cuarto de baño y no en que domine el proceso.

3.-Hay que esperar demoras y accidentes.
La mayoría de los niños sufre accidentes después de que se les ha entrenado para el uso del orinal, de manera que no hay nada de qué preocuparse. Recuerda también que los niños tienden a demorarse un poco más en el control de sus esfínteres que las niñas.

4.-Felicita a tu hijo.
Asegúrate de felicitar a tu hijo cada vez que domine una nueva etapa del entrenamiento. Es importante reconocer todos sus esfuerzos, no sólo los que han significado un éxito. Por ejemplo, hazle saber que te sientes orgulloso cuando te dice que necesita usar el orinal.

5.-Trabaja con tu hijo cuando esté más atento. Busca distracciones que lo harán sentirse cómodo en el orinal, como un libro o su canción favorita.

6.-Coordínate con las personas que cuidan a tu hijo, como las abuelas, esto asegurará que éstas sigan tus instrucciones.

Siguiendo estos consejos, te asegurarás de que el pequeño alcanza su objetivo en poco tiempo. Y ahorrarás en pañales…

 

 

Imagen: bebesmundo

Dejar una respuesta