Toda madre primeriza tiene miedo a cometer errores, no sabe cómo afrontar en ocasiones esas nuevas situaciones que se le plantean y es que el cuidado de un bebé y el satisfacer todas sus necesidades es en ocasiones dificil y sobre todo, cuando es la primera vez. De este modo, podemos indicar algunos de los errores o fallos que suelen cometer las primerizas para que puedan evitarse.

En primer lugar, a veces las madres que se inician en este camino se dejan aconsejar en exceso. Con sus mejores intenciones, tu familia y amistades te darán consejos de cuando ellos tuvieron a su bebé pero esto puede llevarte a una mayor confusión, lo mejor será que acudas a tu pediatra sea cual sea la consulta.

Otro de los errores más comunes es el de abrigar en exceso a los bebés, cuando realmente la temperatura del hogar es agradable y no es aconsejable que por tanto protegerlos al final pasen calor y acaben agobiados y llorando. Y es que, las madres a veces quieren meter a sus hijos en una pompa de jabón para que nada les afecte, que nadie les pueda contagiar alguna leve enfermedad… aconsejamos a las madres primerizas que poco a poco se vayan relajando, sin olvidar que su bebé es frágil pero no hay que sobreprotegerlo, impidiendo por ejemplo, que cualquiera pueda cogerlo.

Tampoco hay que extremar la higiene, sí que es cierto que durante los tres primeros meses hay que esterilizar todo lo que toca el bebé, a partir de ese momento, aunque deberán estar limpios sus juguetes y demás, esto también le ayudará a crear sus propias defensas. Asimismo, no es aconsejable, siguiendo con el tema del bebé, bañarlo todos los días, porque el manto lipídico de su piel se altera con el baño, aunque le hidrates bien la piel después. Al principio, con bañarle dos o tres veces en semana es suficiente.

Por otro lado, hay que tener precaución con la costumbre de meter al bebé en la cama de los padres. Es lógico que los padres primerizos quieran estar cerca de su pequeño pero corren el peligro de aplastarle o hacerle daño sn querer.

Por último, no dudes de tu capacidad como madre. Aunque al principio todo resulte nuevo, te encuentres cansada por el parto, por las constantes tomas del pequeño, debes saber que tu instinto te guiará a la hora de cuidar a tu pequeño y que serás una gran madre, aunque a veces necesites ayuda.

2 Comentarios

  1. Buenos consejos que aplicaré para cuidar a mi hijo recién nacido, es bueno conocer y leer los errores de las madres primerizas para así evitarlos y no caer en los mismos. Gracias por la información me ayudó muchísimo

Dejar una respuesta