La natación para el bebé, es beneficiosa en muchos sentidos. Aunque creas que es muy pequeño, los niños están perfectamente listos para nadar muy pronto

bebe
Fuente: McStone

¿Conoces los beneficios de la natación para el bebé? Si tienes miedo a llevarlo a la piscina, verás cómo hay clases especiales en las que los más pequeños, tienen una predisposición innata para nadar. Desde muy niños, pueden hacerlo fácilmente. De hecho, si le enseñas a nadar más tarde podría convertirse en un proceso algo más traumático (dependiendo del niño)

Beneficios de la natación para bebés

¡No tengas miedo! Informate de los beneficios que tiene para tu bebé, que lo lleves a clases de natación a una edad, lo más temprana posible. Piensa, que además de trabajar todos los músculos, la natación, además contribuye al desarrollo de la independencia y la autoconfianza del pequeño.

Para los bebés, los beneficios son muchos. La natación mejora sus capacidades cardio respiratorias, favorece su alineación postural y beneficia su coordinación muscular, desarrollando sus capacidades sensoriales y psicomotrices.

Para que tengas una mayor idea y pierdas el miedo, aquí te dejo un vídeo muy hermoso donde se ven a varios bebés en la piscina. Eso sí, nunca los dejes solos ya que siempre tiene que haber un adulto vigilando. Tu debes meterte en el agua con tu hijo y guiarlo en los ejercicios.

Desarrollo físico en los niños

Si llevas a tu bebé o a tu pequeño hijo, a natación, verás que le ayudará a mejorar la coordinación de todo su cuerpo y el equilibrio. Además, es muy beneficioso para mejorar la resistencia y capacidad del bebé.

Los ejercicios musculares, favorecerán al desarrollo más temprano de habilidades psicomotrices como gatear o caminar. Los ejercicios, te los marcará el monitor así que no hagas estas cosas por tu cuenta. Hay ejercicios más suaves que, combinados con el agua relajan a tu bebé y estimulan su apetito. Esto es perfecto, para pequeños que no tengan mucha hambre o duerman mal.

Los bebés que asisten a natación, suelen dormir mejor y comer mejor. Además desarrollan antes las capacidades como gatear y andar. Aunque, te recuerdo que cada bebé es diferente. Así que no te preocupes si ves que va un poco más atrasado. Si piensas que hay algo que no te cuadra, siempre puedes llevarlo al pediatra.

La natación infantil y el desarrollo social

No solo se desarrollará fuerte y sano, además la natación infantil ocupa una parte importante de su desarrollo social. Ya es un beneficio spicológicamente para el pequeño, pero también ayuda al mismo a iniciar una socialización sin traumas.

En la piscina hay otros padres y más niños, que pueden compartir actividades y juegos. Esto hace que los pequeños se diviertan entre ellos y se conozcan. Los pequeños, además, consolidan vínculos fuertes de afectos con sus seres queridos.

Pero además, la natación para bebés introduce conductas estupendas para ellos y hábitos saludables y necesarios. El tiempo que dure la clase, les ayudará a relacionarse mejor (con otros bebés o niños) y a compartir estupendas actividades juntos.

La verdad, es que la natación para los más pequeños es una de las actividades y ejercicios más completos que puedes hacer. La idea es que le influya a tu hijo de forma positiva, tanto física como psicológicamente hablando. Además, es muy bueno para el contacto social… hace niños más sociables.

Particularmente, aprendí a nadar un poco tarde… aunque aún era una niña. Pero me hubiera gustado hacerlo antes, ya que veía a niños más pequeños bucear y pasarlo en grande en la playa o en la piscina.

En cambio, mi sobrina desde muy pequeña la metieron en natación y le fue muy bien. Es capaz de bucear y nadar sin problemas y es ¡muy pequeña! Comprendo que muchas madres y padres, tengan algo de miedo de soltar a su hijo en el agua… pero la verdad… es que se suelen desenvolver bastante bien.

Un aspecto común en los bebés, es que conocen el medio muy bien… ya que no hace tanto estuvieron dentro de la barriguita de la madre. Ellos, fluyen con el agua y su innato poder para con el agua, les hace cerrar estratégicamente la nariz y la boca, para que no les entre agua. De esta manera, de forma suave puedes comenzar a zambullirlo y ver como se comporta.

Si tu bebé traga agua, dale una tregua, como a todo el mundo se le puede introducir de vez en cuando. Pero realmente, son unos extraordinarios nadadores sin miedos algunos. Si puedes, te recomiendo que apuntes a tu hijo, cuanto antes. Como estarás a su lado haciendo los ejercicios, también conocerás a otros padres y podréis compartir experiencias.

¿Qué te parece la actividad de natación para el bebé ? ¿Con cuántos años aprendiste a nadar? ¿Tienes miedo de meter a tu hijo en la pisicina?

1 comentario

Dejar una respuesta