dientes

Lo cierto es que dependiendo a quién le preguntemos nos dirá una u otra cosa. Hay personas que opinan que no debemos coger siempre al bebé cuando llore ya que lo malcriamos y de mayor será más complicado. Sin embargo, están los que debemos cogerle siempre, ya que eso de malcriarlo es algo que no tiene sentido. Tenemos asumido que los brazos de una mamá es el espacio ideal donde los bebés y no tan bebés, descansan, se acurrucan, dormitan, están plácidos.

Si la relación entre dos personas es buena, es de cariño, los abrazos son bienvenidos y cuantos más mejor. En el caso de los niños y muy especialmente de los bebés, la relación con sus madres es idílica, de hecho no hay fisuras. Los niños necesitan brazos, abrazos, amor, caricias. Debemos tratar a nuestro bebé como nos gustaría que nos tratasen a nosotros. Lo cierto es que si lloramos queremos que alguien nos consuele; o simplemente, un día normal, nos apetece que estén encima de nosotros ya que, de esa manera, nos sentimos queridos.

Los seres humanos tenemos necesidades afectivas, necesitamos la presencia física, la atención y el contacto físico de los seres queridos. Y esa necesidad es particularmente intensa en la primera infancia, porque los niños pequeños no pueden sobrevivir sin sus padres. Muchas son las que, presionadas por el entorno que les rodea dejan de atender a su bebé cuando llora como ellas quisieran y en contra de lo que su instinto les dice. Y es que a veces nos recomiendan que no debemos malcriarlos. Pues, ya sabéis, nada de eso, si llora, lo cogéis y el bebé se tranquilizará como todos hacemos cuando nos demuestran amor.

 

Dejar una respuesta