Desde siempre hemos considerado que los fármacos, así como ciertas pruebas como las radiografías, eran perjudiciales para embarazadas ya que podía tener riesgo de aborto o, que el feto sufriera complicaciones. En ocasiones, las embarazadas pueden tener algún tipo de enfermedad que les hace tener que tomar medicación para mejorar su salud, sin embargo, están asustadas y lo comentan con el médico.

Imaginad que os duele la cabeza, tenéis fiebre, o incluso os tienen que quitar una muela y vosotras estáis embarazadas. ¿Qué hacéis? en algunos casos puedes evitarlo, como por ejemplo si te duele la cabeza ya que quizá si duermes un poco o te da el aire, puede pasarse. Sin embargo, si os tienen que quitar una muela del juicio, tendrán que anestesiarte.

En realidad, se difunden muchos datos incorrectos o no del todo correctos y, con frecuencia, sobre los peligros en el embarazo. La embarazada que considera que se encuentra en una situación de riesgo, no debe hacer caso a lo que digan otras personas, sino dirigirse directamente a un profesional cualificado. En la mayoría de los casos, los temores de las futuras mamás son infundados. Lo único que debéis hacer es acudir al médico y él/ella estudiará vuestro caso y os dirá si es o no mejor tomarte la medicación.

Cuando sepáis que estais esperando un bebé, es verdaderamente importante que comprendais que todo lo que ingrese a su organismo pasará de su torrente sanguíneo directamente a la sangre de su bebé; es por ello que lo más recomendable sería que evitara tomar cualquier clase de medicamento de venta libre.

Dejar una respuesta