chupeete.jpg

El bebé succiona por el mero placer de succionar, sin que eso le reporte una alimentación suplementaria. La sociedad inventó el chupete como una respuesta a esa demanda, ante la imposibilidad de que el bebé tuviera siempre disponible el pezón de su madre.

Con el tiempo, su uso se ha ido generalizando y en muchas ocasiones se convierte en un elemento de consuelo para el chico ante las pequeñas frustraciones o miedos. Con respecto al sueño es un buen tranquilizador y como tal puede o debe usarse.

Otra cuestión es si debemos permitir que el chico se duerma con el chupete en la boca, ya que corremos el riesgo de que durante la noche, cada vez que se le caiga, llore y nos reclame para que vayamos a colocárselo.

Nuestro consejo es que lo utilicen única y exclusivamente como calmante o inductor del sueño y lo retiren (también el pezón o la mamadera) antes de que el chiquito se duerma.  

1 comentario

Dejar una respuesta