Si padeces escarlatina durante el embarazo, o en cualquier otro momento, debes tener mucho cuidado ya que puede tener complicaciones muy importantes.

escarlatina en el embarazo
Fuente: Alan Antiporda

La fiebre escarlata es una enfermedad que está causada por una bacteria llamada Streptococcus pyogenes y que afecta principalmente a los niños, y en menor medida. Es muy importante evitar la escarlatina durante el embarazo, ya que aunque no es tan peligrosa como lo era hace muchos años, en los meses de gestación sí puede serlo.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la escarlatina son dolor de garganta, inflamación de los ganglios linfáticos, fiebre, dificultad para tragar y una erupción roja en todo el cuerpo, como si fuera la reacción a una alergia. Puede provocar daños muy graves en la persona que la sufre, especialmente durante el embarazo, desarrollando en muchos casos sinusitis o meningitis.

escarlatina en el embarazo
Fuente: iMujer

La escarlatina durante el embarazo no afecta al bebé porque es similar a un resfriado, aunque mucho más fuerte, pero sí es cierto que algunos de sus síntomas pueden hacer que aparezcan complicaciones en el futuro. Su fiebre puede provocar que el bebé tenga defectos en su nacimiento.

¿Cómo se trata?

Las erupciones que aparecen en la piel tardan más tiempo en irse, y suele quedar escamosa después. En este caso, utiliza una crema humectante o hidratante que sea suave. Como digo siempre que hay que recurrir a un tratamiento, ve a ver a tu médico para que te recomiende lo más adecuado en tu caso.

escarlatina en el embarazo
Fuente: Tatiana Vdb

La intensidad de la escarlatina suele ser leve, por lo que desaparece por sí misma en una semana, más o menos, sin necesidad de tener que seguir un tratamiento. Otro tema ya es si hay alguna complicación o es más que leve, ahí sí deberías tomar lo que te recete el médico ya que en los casos más severos sus complicaciones pueden llegar a ser mortales.

Cuando se sigue un tratamiento con antibióticos suele durar varios días, y los médicos lo recomiendan para evitar complicaciones. Lo más habitual es recuperarse 4-5 días después de haber iniciado el tratamiento con antibióticos. Además de los fármacos, se debe también se debe guardar reposo. Veamos con detalle en qué consiste el tratamiento:

Tratamiento con antibióticos

Por norma general se recetan para 10 días y son a base de penicilina, y para los alérgicos a ésta se prescriben alternativas como la eritromicina. Siguiendo el tratamiento de forma estricta, los síntomas desaparecerán en unos días, especialmente la fiebre, que a los dos días de comenzar con los antibióticos ya desaparecerá. Aunque mejores, hay que terminar el tratamiento prescrito. Suele recetarse también paracetamol para aliviar los dolores, las molestias y la fiebre.

Reposo en cama

El reposo que se recomienda es en cama para que el cuerpo descanse mucho mejor. Debes beber muchos líquidos que no estén fríos, como por ejemplo agua o bien otros calientes como la sopa. La habitación debe mantenerse con una temperatura fresca para ayudar a que disminuyan los síntomas.

¿Qué complicaciones puede tener?

La escarlatina durante el embarazo, y en general en cualquier persona que la padezca, puede tener complicaciones de diverso grado, en función de cuánto afecte y si se trata adecuadamente. Veamos algunas de las más importantes y habituales:

  • Infección de oído (otitis de grado medio)
  • Abscesos adenitis o garganta
  • Glomerulonefritis (infección de riñón
  • Sinusitis (inflamación e infección de los senos paranasales)
  • Neumonía (infección pulmonar)
  • Fiebre reumática agua. Puede causar dolores muy intensos en las articulación, además de afectar a las válvulas del corazón.
  • Las complicaciones más graves pueden traer consigo insuficiencia renal, meningitis, infección de los tejidos más profundos, infección de los huesos y shock tóxico severo, entre otros.

¿Cómo prevenir la fiebre escarlata?

 

La escarlatina es altamente contagiosa y con unas simple gotitas de la bacteria o aire inhalado ya se transmite. Los niños que la padecen deben dejar de ir al colegio o la guardería hasta que los síntomas disminuyan y se sepa seguro que ya no puede haber contagio. Aquí te dejo unos consejos para evitar el contagio:

  • Debe evitarse tocar pañuelos o tejidos que persona infectada haya utilizado, y manejarlos con mucho cuidado si se deben lavar. Si se tocan los tejidos, hay que lavarse las manos inmediatamente después de manipularlos.
  • Las manos deben lavarse también antes y después de tocar cualquier parte de la cara de una persona infectada.
  • Los juguetes y todo tipo de superficies deben lavarse y desinfectarse diariamente mientras haya contagio.
  • Un persona infectada no puede compartir el uso de ropa, toallas, utensilios, baños, etc. hasta que se cure.

 

Es importante tener claro que no suele haber riesgo de transmitir efectos dañinos al bebé si se padece la escarlatina durante el embarazo. Sin embargo, debes tener mucho cuidado para que no llegue a mayores y puedas tratarte lo antes posible. ¡Acude a tu médico si tienes síntomas y que te diga lo que tienes que hacer!

Dejar una respuesta