Cómo evitar accidentes de tráfico con sillas seguras y homologadas. La seguridad del niño dentro del automóvil pasa por escoger los productos más adecuados que los padres pueden encontrar en centros especializados de puericultura.

A la vez también hay que saber utilizarlos correctamente. Es por ello que Naciones Unidas establece los requisitos que todo sistema de retención infantil debe cumplir y otorga una etiqueta naranja a todos aquellos que superen con éxito las pruebas de homologación: La normativa internacional vigente se denomina ECE R44/04.

Según esta normativa, el peso del niño es único criterio válido para su correcta elección. No hay que orientarse por la edad del niño. Dos niños de 4 años pueden tener pesos muy distintos. El actual sistema clasifica cinco grupos de peso, con los que proteger al bebé desde sus primeros días hasta que sobrepase 1,35m de altura.

Los cinco grupos son los siguientes: 

■ Grupo 0: desde recién nacidos hasta 10 kg.
■ Grupo 0+: desde recién nacidos hasta 13kg.
■ Grupo 1: desde 9 a 18 kg.
■ Grupo 2: desde 15 a 25 kg.
■ Grupo 3: desde 22 a 36 kg.

Pautas para viajar seguro:

A continuación ofrecemos una serie de consejos para facilitar el desplazamiento de los niños en los trayectos automovilísticos.

1. No permitir que un niño viaje en su vehículo sin utilizar un sistema de retención adecuado, ni siquiera en los trayectos más cortos o para acercarle hasta el colegio.

2. No dudar en reemplazar la silla de seguridad por una nueva en el caso de haber sufrido violentas tensiones después de un accidente.

3. Las estadísticas señalan el asiento trasero derecho como la ubicación más segura para las sillitas infantiles.

4. Si la instalación resulta complicada, se puede solicitar en la tienda que lo hagan. Es recomendable desmontarla y volver a instalarla para conocer bien el, mecanismo.

5. Las zonas más vulnerables del bebé son la cabeza, el cuello y la cara. Por este motivo es importantísimo colocara los bebés menores de 10 kilos en sentido contrario a la marcha ya que la cabeza, cuello y espalda, quedan protegidos por el respaldo de la silla de seguridad que a su vez absorbe equilibradamente gran parte de la energía producida en el choque.’

Dejar una respuesta