Como norma general es muy importante utilizar un calzado cómodo, flexible y sobre todo adecuado a cada edad siguiendo las indicaciones del pediatra y olvidándonos de la moda. Así, cunado un niño NO ANDA, lo mejor es que no lleve zapatos. Es bueno que los niños anden descalzos.

Cuando inicia el gateo es bueno utilizar zapatos amplios en la puntera y reforzados en dicha zona, ya que será la que más se utilice. Al comenzar a andar es bueno que la punta siga siendo amplia, zapatos manejables con suela adherentes y flexibles con tacón recto. Es importante vigilar que la talla sea la correcta y comprobar que exista distancia entre el pie y la puntera de un centímetro.

FALSOS MITOS EN LA ORTOPEDIA INFANTIL:

• Los defectos posturales en el recién nacido exigen tratamiento ortopédico inmediato.
• Un clic en la exploración de cadera indica luxación de la misma.
• El pie plano hay que tratarlo con plantillas desde muy pequeño.
• El pie plano se cura andando descalzo por la arena.
• Para las deformidades de piernas hay que utilizar prótesis nocturnas.
• Los dolores nocturnos de piernas son por el crecimiento.
• Las botas deben de ser de caña alta que sujeten mejor el pie.
• Los pies zambos sólo se corrigen con cirugía.

LO IDEAL: como lo hemos dicho en otras oportunidades son: zapatos cómodos de poner, de material suave y transpirable, sin costuras interiores ni almohadilla en la planta y que sea cerrado para mantener más sujeto el pie y evitar que el niño se lo quite.

Dejar una respuesta