Frutas y verduras para el bebé: ¿Cómo cocinarlas?

Las frutas y verduras es mejor cocinarlas al vapor durante los primeros meses.

Las frutas y verduras frescas son alimentos muy sabrosos y nutritivos para los bebés. Muchas veces las madres se preguntan si las frutas y verduras hay que cocinarlas u ofrecerlas crudas. Muchos profesionales de la salud recomiendan cocinar las frutas para bebés menores de 8 meses.

Cuando se trata de frutas y verduras, es mejor comerlas frescas y crudas. Pero crudo no es realmente una opción para los bebés, que aún no están listos para digerirlas.  Tendrás que cocinar frutas y verduras para convertirlas en purés más suaves que tu bebé pueda comer.

Tengamos en cuenta que el introducir las papillas de frutas y verduras en la dieta de tu pequeño son un complemento en su alimentación y no deben sustituir ni reemplazar a la leche materna o biberón, que aporta muchas más proteínas y son fundamentales para su crecimiento.

Cocinar al vapor las frutas y verduras para el bebé

top view frame with pumpkin baby food

Tengamos en cuenta que cocer al vapor los alimentos para bebés es una forma de cocinarlos. Los beneficios de cocinar frutas y verduras al vapor para bebés son muchos. Desde aumentar la nutrición hasta disminuir el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos.

Si bien puede llevar un poco más de tiempo y requiere una o dos herramientas especiales (como una cesta para cocinar al vapor o una vaporera para alimentos),

Cocinar al vapor ablanda las frutas y verduras lo suficiente como para hacer puré y al mismo tiempo permite que las frutas y verduras conserven un alto porcentaje de sus nutrientes vitales. Recomendamos cocinar al vapor sobre hervir siempre que sea posible.

Elige frutas y verduras para su papilla

Las frutas y verduras al vapor es una fuente de nutrientes para el bebé en desarrollo.

Casi todas las frutas y verduras pueden convertirse en puré muy nutritivo para el bebé. Una buena opción es preparar productos orgánicos si puedes (pero no es esencial).

Algunas personas eligen alimentar a los bebés con productos orgánicos, pero es importante recordar que todos los productos contienen nutrientes importantes y ayudan a exponer al bebé a una variedad de sabores y texturas.

Comprarlas frescas es ideal, pero congeladas puede ser una opción más fácil e igual de nutritiva (de hecho, debido a que las frutas y verduras se recogen maduras y se congelan inmediatamente, ¡a veces son más nutritivas!). Las frutas y verduras enlatadas también son una opción, pero opta por las que no tengan azúcar ni sal añadida.

Métodos para cocinar las frutas y verduras del bebé

  • Cocción al vapor (usando un inserto de vapor o una cesta en la estufa)
  • Hervir
  • Hornear o asar

 Luego que las frutas o verduras estén cocidas, mezcla con suficiente líquido (agua, leche materna o caldo sin sal) para crear una textura suave en un procesador de alimentos, para bebés más pequeños que recién comienzan con alimentos sólidos. Para bebés más grandes, tritura con un tenedor para obtener una textura más gruesa.

¿Por qué cocinar las frutas y verduras para el bebé?

baby 4700134 960 720

Recuerda, sin embargo, que algunos productos crudos, como una pera madura y jugosa, por ejemplo, no deberían ser peligrosos para el bebé. Si se siente ‘blandito’ y suave, entonces no debería necesitar cocción para bebés a partir de los 6 meses.

Las frutas crudas (con la excepción del plátano y el aguacate) y las verduras pueden ser más difíciles de digerir que las cocidas.

Esto se debe a que los productos frescos contienen una sustancia llamada celulosa. El sistema digestivo humano trata la celulosa como un producto de desecho, lo que significa que las frutas y verduras crudas pueden causarle diarrea al bebé.

Cocinar los productos ablanda la celulosa o la descompone por completo, lo que hace que la comida sea mucho más fácil de digerir. Dicho esto, muchos bebés comen y digieren perfectamente bien las frutas y verduras crudas a partir de los 6 meses de edad.

Puedes diluir el puré según sea necesario con un chorrito de leche materna, fórmula o agua (usa el agua de cocción para obtener nutrientes adicionales). Si vas a congelar la comida, debes hacerlo sin diluir primero.

No es seguro refrigerar o congelar alimentos parcialmente consumidos y servir las sobras más tarde, debido al riesgo de enfermedades por bacterias.

Reacciones alérgicas

Algunas fuentes sugieren introducir productos cocidos al bebé inicialmente, porque el proceso de cocción altera la pequeña cantidad de proteína contenida en las frutas y verduras.

Esto los hace menos propensos a causar reacciones alérgicas. Por lo tanto, luego que hayas incorporado alimentos cocidos puedes intentar introducir algunos crudos. Algunos pediatras recomiendan esperar hasta que el bebé tenga entre 7 y 8 meses para hacerlo.

Para terminar…

En resumen, la decisión de cocinar o no frutas o verduras para tu bebé es tuya, tienes que tener en cuenta incorporar una dieta completa y brindarle purés de frutas y verduras variadas, para que vayan conociendo las texturas, los sabores y los colores.

Si tienes alguna duda al respecto de la alimentación del bebé es recomendable consultar al pediatra o nutricionista para que te brinde una guía personalizada.

Fotos: Pixabay y Freepik.

Sobre el autor

Scroll al inicio