Hoy os dejo con un poquito de la esencia de Halloween, que ya se va oliendo en el aire. Aún queda un mes, pero ya podemos pensar en la decoración de la casa, en el disfraz de nuestro hijo, en los caramelos… Por ello hoy os dejo con esta preciosa calabaza, que ayudará a que nuestros pequeños se diviertan como enanos.

calabazasEn Halloween podemos dar un toque siniestramente divertido; en esta ocasión utilizamos unas calabazas que pueden ser de mentira o bien reales. Si utilizas una calabaza real, recuerda vaciarla entera de pulpa, dejando tan solo una tapa. Ideal para guardar caramelos, también es perfecta para pintarla con pintura de pizarra.

Si utilizas calabazas de plástico u otro material, pero que no sean reales, igualmente las puedes pintar con esta pintura. Eso sí, antes limpia bien la superficie; puedes hacer esto con un trozo de algodón embebido en alcohol. Limpia toda la superficie de polvo o restos de impureza. De esta forma la pintura agarra mucho mejor.

calabaza

Después de esto pinta la calabaza con pintura de pizarra. Aplica con las instrucciones del fabricante; puedes hacerlo con brocha, pincel o rodillo. Después deja secar muy bien y listo, ya se puede pintar en ella. Con algunas tizas blancas y de otros colores, nuestros hijos podrán jugar a trazar el rostro que más les guste.

Esta decoración tan especial, acabarán decorándola tus propios hijos. Además como la tiza se puede borrar sin problemas, de la superficie, luego pueden volver a dibujar una y otra vez. Haz varias de estas calabazas y distribúyelas por donde quieras. Incluso puedes poner unas cuantas en el dormitorio de tu hijo, seguro que se lo pasará en grande. Una decoración distinta, para un Halloween infantil. A mi me encanta, es bastante ingenioso ¿Qué os parece?

Fuente: justusfourblog

Dejar una respuesta