Cuando menos te lo esperas, te das cuenta de que tu bebé ha crecido, y muy deprisa. El paso del tiempo hace que los padres vayan dejando el olvido situaciones emotivas, divertidas o de cualquier otra índole relacionadas con los más pequeños. Si quieres que esto no ocurra, te recomendamos que empieces a guardar todo aquello que te permita revivir aquellos momentos de cuando tu bebé llegó a tu vida. Por este motivo, hoy queremos hablaros de algunas ideas que os ayudarán a perdurar esos recuerdos para siempre, incluso se los podrás enseñar a tus hijos cuando crezcan.

Libro de fotografías

Las fotografías siguen siendo la mejor opción a la hora de guardar los recuerdos de los más pequeños. Gracias a que los teléfonos móviles incluyen su propia cámara, es posible tomar instantáneas en cualquier momento. Ahora bien, acumular fotos en la memoria de tu teléfono u ordenador puede hacer que te quedes sin espacio. Para solucionar esto, siempre puedes crear un libro de fotografías de tus hijos o bien utilizar una aplicación para hacer vídeos donde visualizar todas estas imágenes.

Guardar sus primeras mudas

Su ropita y su mudas también es una buena idea para el recuerdo. Guarda la ropa que le pusiste al salir del hospital o sus primeros zapatitos para revivir esos momentos tan especiales. También se puede dar el caso de guardar su ropa, que le quedará pequeña en muy poco tiempo, para futuros hijos. Eso sí, aseguraros de guardarlas en sitios donde la humedad u otros problemas la puedan deteriorar.

Cordón umbilical

¿Qué hacer con el cordón umbilical que se le cae a los pequeños tras varias días curándoselos? Una buena idea es guardarlo junto con un papel donde hayas anotado la información más importante relacionada con él. Por ejemplo el día en el que se cayó o bien el tiempo que tardó en desprenderse.

También te puede interesar:
La salud dental de tu bebé

Caja con los primeros recuerdos

Hazte con una caja y guarda en ella todo aquello que haya marcado la vida del bebé durante su primer año de vida. De esta forma podrás acudir a ella y recordar esos momentos de felicidad al ver a tu hijo en tus brazos.

Huellas dactilares

Otra idea genial es utilizar sus huellas de recién nacido tanto de manos como de pies y hacer un bonito cuadro con ellos. Juega con diferentes colores para hacerlo más vistoso. Enmarca ese cuadro y ponlo en un lugar visible de tu casa. Sin duda, un gran recuerdo para la posterioridad.

Crear un blog

En el caso de que te guste escribir e ir anotando todo los hitos del bebé, siempre te quedará la opción de abrirte un blog e ir anotando en él todas y cada una de las cosas que vaya realizado. Aunque lo puedes hacer el papel, os recomendamos que os abráis un blog digital en algunos de los sitios que ofrecen este tipo de servicio de forma gratuita. De esta forma no solo tú podrás recordar, sino también toda tu familia y allegados.

¿Qué otras ideas se os pasan por la cabeza a la hora de guardar recuerdos de los más pequeños de la casa? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here