lactancia

La ingurgitación mamaria es la acumulación excesiva y dolorosa de leche en los senos durante la lactancia. Es más probable que ocurra cuando los senos producen más leche de la que su bebé puede tomar, cuando no puede amamantar o cuando deja de amamantar al bebé. La ingurgitación mamaria podría dificultar que el bebé se prenda del pezón. Por lo tanto, no podría alimentarse. Esto empeora la ingurgitación mamaria. Si está amamantando, la ingurgitación mamaria debería mejorar en 12 a 24 horas y debería desaparecer en el transcurso de pocos días. Si no está amamantando, se sentirá mejor en 1 a 5 días o cuando su organismo deje de producir leche.

Para aliviar los síntomas puede tomar un analgésico de venta libre, como el ibuprofeno o el naproxeno. Si a su bebé le resulta difícil prenderse del pezón, exprima una pequeña cantidad de leche con las manos o un sacaleches. Esto ayudará a ablandar el pezón y permitir que el bebé se prenda con mayor facilidad. Si tiene los senos muy cargados y doloridos, exprima leche con la mano o con el sacaleches hasta que se sientan cómodos. No se vacíe completamente los senos, ya que si se extrae mucha leche, su organismo producirá mayor cantidad. Esto podría empeorar la ingurgitación mamaria.

 

Recomendaciones:

  • Masajee suavemente los senos para ayudar a que la leche fluya durante el amamantamiento
  • Aplíquese una toalla mojada bien fría, geles fríos o bolsas de hielo  sobre los senos durante 15 minutos cada hora, según sea necesario.
  • Evite el uso de sujetadores rígidos que le presione los senos. Un sostén rígido podría obstruir los conductos de leche.
  • Para prevenir la ingurgitación mamaria colóquese una toallita tibia y húmeda sobre los senos antes de amamantar. Esto podría ayudar a soltar la leche y aumentar el flujo. O podría darse una ducha tibia o usar una almohadilla térmica a baja temperatura. Cambie de posición a su bebé de vez en cuando para asegurarse de que se vacíen todas las partes de los senos.
  • Asegúrese de que su bebé se prenda del pezón correctamente.
  • Finalmente, hable con su médico o matrona acerca de cualquier problema que tenga durante el periodo de lactancia.

Dejar una respuesta