Si tu bebé tiene intolerancia a la lactosa, significa que nació sin la capacidad de producir lactasa, la enzima necesaria para digerir la lactosa, el azúcar principal de la leche de vaca y la leche materna. Sin embargo, esta afección suele ser rara en los bebés. Un bebé que nace con intolerancia a la lactosa se pondrá muy enfermo desde su nacimiento.

No se desarrollará ni aumentará de peso porque no estará en condiciones de digerir la leche materna o la leche de fórmula y necesitará que le den inmediatamente una dieta especial para poder sobrevivir.

Por otro lado, si el recién nacido, tiene deposiciones muy acuosas y muchos gases, puede tener lo que se conoce como deficiencia funcional de lactasa, lo cual significa que no puede aún digerir por completo la lactosa. Se trata de una afección transitoria que es común en las primeras semanas de vida y puede incluso persistir por varios meses. En la medida en que tu bebé aumente de peso, estará bien y el problema desaparecerá por sí mismo con el correr del tiempo. Si lo amamantas, el pediatra tal vez te recomiende que trates de que el bebé vacíe un pecho antes de ofrecerle el otro, de modo que tome la mayor cantidad posible de la leche final, que es la más rica en grasas. De esta manera, probablemente se logre reducir la diarrea.

Otra posibilidad que se da en los bebés algo mayores, es que comience a tener una reacción consistente en un sarpullido, irritabilidad o incluso diarrea o vómitos después de alimentarse. Entonces puede que el niño sea alérgico a las proteínas de la leche.

Por último, algunos bebés presentan intolerancia a la lactosa de forma transitoria después de una enfermedad gastrointestinal o un tratamiento con antibióticos, lo cual puede producir daños en las paredes de cualquier aparato digestivo normal y derivar por consiguiente en una incapacidad para producir la cantidad normal de lactasa, durante algunos días o incluso algunas semanas. Si éste fuese el caso de tu bebé, puede que tenga gases o diarrea después de comer.

A veces, tras una enfermedad gastrointestinal, la diarrea puede persistir si la mamá le da al bebé un exceso de bebidas con electrolitos. Es mejor restringir las bebidas dulces y darle a un bebé con trastorno intestinal la leche que suele consumir o agua.

 

Imagen: triasuper

Dejar una respuesta