jugando

Los juegos de siempre son ideales para jugar toda la familia, podràs estimular a tu bebé de una manera natural y divertida.

Te veo, no te veo (desde los tres meses)

Es sencillísimo, sólo necesitas una sabanita, jersey, camiseta…para cubrirte el rostro frente a tu bebé y decir “no te veo” para luego aparecer diciendo “te veo” repitiéndolo una y otra vez.

A través de la repetición, tu bebé aprenderá que aunque no pueda ver a una persona enfrente suyo, eso no quiere decir que se ha ido para siempre. Cuando sea más mayor puedes introducir nombres y vocabulario para que sea más complicado, escondiendo objetos para que los adivine.

Pintando huellas (desde los nueve meses)

Con esta actividad, tu bebé aprenderá destrezas táctiles y sensoriales al tocar la pintura y experimentar como se siente la pintura en su piel y entre sus dedos del pie.

Para realizarla, corta un trozo de papel que haga de lienzo y fíjalo al suelo con cinta adhesiva. Vierte pintura (especial para niños) en una bandeja. Moja los pies del pequeño en ella y deja que camine con tu ayuda por el papel.

Le encantará ver sus huellas de colores. Después límpiale bien los pies con agua y jabón.

Títeres en tus dedos (desde los seis meses)

Sólo necesitas un guante, córtale los dedos y adorna cada uno con unos ojitos pintados, pégale trozos de tela… y crea unos títeres que se adaptarán a tus dedos y con los que podrás explicarles mil y una historias. Lo importante es que interactúes con él y dejar que se emocione, ría, gesticule…contigo.

También puedes hacerlo con un calcetín: mete la mano dentro y colócale los ojos donde quieras. ¡Así de sencillo es hacer una serpiente! Puedes ponerle pelo, un sombrero, un pañuelo o lo que tú quieras.

Encontraste la nariz (desde los seis meses)

Tu bebé está descubriendo las partes de su cuerpo, enséñale a identificarlas. Pregúntale: ¿Dónde está tu nariz? o ¿Dónde está tu pie?

 Ayúdale a señalar los suyos y los tuyos, verás cómo con el tiempo lo hace el solito. Además, es un juego que le ayudará a desarrollar el lenguaje y la coordinación.

Dejar una respuesta