La alimentación del bebé es esencial, el factor que determinará su desarrollo en el futuro. Según las cifras de la ONG Acción contra el hambre, en el mundo fallecen cada día unos 10.000 niños por problemas asociados a la mala alimentación. La alimentación recibida en los primeros meses de vida del bebé es esencial a la hora de que no desarrolle problemas cardiovasculares, pulmonares o cerebrales.
la-alimentacion-complementaria-del-bebe

Según la Organización Mundial de la Salud, el sexto mes de vida del pequeño es el último en el que debería alimentarse de manera exclusiva con leche materna. De los 6 meses a los dos años, la leche materna se va combinando con otros alimentos, sabores y texturas, de manera que el pequeño vaya descubriendo nuevos ‘mundos’. Es lo que se llama lactancia complementaria. En este sentido, es importante que, desde el principio, no sobreexpongas al bebé a sabores salados o dulces. En esta etapa formativa, también para si paladar, un exceso de cierto tipo de alimentos puede considerar las filias y fobias del niño de cara al futuro en lo referente a la alimentación.

La consistencia y variedad de los alimentos que se introducen en la dieta del bebé se deben introducir de manera progresiva, de manera que el desarrollo intelectual del pequeño se beneficie de esta práctica. Entre los 6 y los 8 meses se pueden comenzar a introducir, en unas dos tomas diarias, alimentos como judías verdes, cereales y papillas de frutas como plátano, manzana y pera.

A partir de esta etapa, y hasta los 24 meses de edad, se pasará hasta las cuatro tomas diarias complementarias a la leche materna. Debes planear con el pediatra la ‘cadencia’ con la que vas a introducir alimentos tales como el pollo cocido o la ternera. Puedes probar a dárselos a probar al pequeño poco a poco, primero tal vez en forma de papilla, para vez cómo responde el bebé a esos nuevos estímulos.

Y es que entidades como la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria aconsejan que la exposición del bebé a nuevos alimentos durante el periodo de lactancia complementaria sea progresiva. Por lo menos hasta los 12 meses de vida del pequeño, el aporte diario de leche materna tiene que ser de, más o menos, medio litro.

Para diseñar la dieta de tu pequeño, además de en el pediatra, puedes apoyarte en diversas publicaciones que existen en el mercado o en webs como Letsfamily que publican diversos artículos sobre nutrición y alimentación infantil.

Dejar una respuesta