Al igual que en los dos meses anteriores, en el tercer trimestre se realizará una analítica a la mujer embarazada. En la analítica del tercer trimestre  se suelen realizar las siguientes determinaciones:

Hemograma: Para valorar la presencia y grado de anemia, aunque la mujer embarazada comienza a tomar suplementos de hierro en el segundo trimestre.

Pruebas de coagulación: En caso de estar alteradas pueden condicionar la imposibilidad de aplicar técnicas de anestesia regional, como la epidural, y un mayor riesgo de hemorragia en el momento del parto.

Sedimento de orina: Para descartar cualquier infección urinaria

Para el control de la condición fetal se utilizan los siguientes procedimientos:

1.-Ecografía de tercer trimestre.

  • Se evalúa la salud general del bebé
  • Se controla el crecimiento del feto
  • Se verifica la cantidad de líquido amniótico
  • Se determina la posición del feto
  • Se evalúa la placenta

2.-Estimulación vibroacústica fetal.

Es una prueba de bienestar fetal que valora las modificaciones de la frecuencia cardíaca fetal.

3.-Fluxometría Doppler.

Permite la evaluación del flujo hemático que tiene lugar en un vaso determinado, mediante el Doppler pulsado. Habitualmente por este procedimiento es posible adelantarse en 2-3 semanas a los signos de peligro proporcionados por otras exploraciones. Este examen es absolutamente indoloro e inofensivo, ya que se efectúa mediante una variante de la técnica ecográfica.

4.-Cardiotocografía.

El registro continuo mediante cardiotocografía electrónica de la frecuencia cardíaca fetal y de la actividad uterina (contracciones y movimientos fetales), nos proporciona información sobre la llamada Reserva Respiratoria Fetal, es decir, la capacidad placentaria para el transporte de oxígeno desde la madre al niño, y el estado de los mecanismos de defensa del feto frente al estrés. Es un método diagnóstico simple, inofensivo y nada molesto.

Dejar una respuesta