Se basa en la utilización de los aceites esenciales de las plantas con fines curativos.

Para qué sirve:

  • Ciertos aceites esenciales, difundidos con la ayuda de un vaporizador, o puestos sobre la ropa, pueden actuar contra el estrés y calmar las emociones estimulando las vías olfativas del cerebro.

Cómo se hace

  • En el embarazo sólo se deben utilizar los aceites esenciales por vía externa, en el vaporizador o diluidos en aceite de almendras y aplicados sobre la piel con un ligero masaje.

¿Cuáles?

  • Los aceites esenciales de lavanda pueden ser beneficiosos contra la ansiedad o la depresión ligera. Pon un poco de aceite de almendra dulce en la palma de tu mano, añádele dos gotas de aceite esencial de lavanda y hazte un pequeño masaje con esta mezcla en la zona del plexo solar (sobre el esternón, en medio de los dos pechos). Para el descanso nocturno, mejor pon una gota de aceite esencial de lavanda en tu almohada.
  • Incluso aplicados externamente sobre la piel, durante el embarazo se debe evitar el uso de los siguientes aceites esenciales: rosa, camomila, salvia, canela, jazmín, mirto, jengibre, menta, romero, angélica y tuya, ya que pueden resultar malos para el feto o irritantes para la piel.
  • Aprovechar el estrés de forma creativa y constructiva depende de factores externos y del carácter de cada uno. Inténtalo.

Dejar una respuesta