ninos_infancia.jpg

Continuamos hablando de cómo iniciar a los niños en la espiritualidad, cómo lograr que estén más relajados y  cómo comenzar a meditar. Ten en cuenta que: 

 LOS PRIMEROS AÑOS DE VIDA

Desde los primeros estudios de la psiquis humana se sabe que la enorme importancia que tiene una buena infancia para prevenir trastornos emocionales en la vida adulta. Ten presente algunos aspectos que ayudarán a que esta etapa sea lo mas feliz posible y quede en su memoria toda la vida

ENSEÑALES A DISFRUTAR: El objetivo es que, cuando sean grandes, disfruten asumiendo responsabilidades, y más que un suplicio, les parezca un ámbito de expresión. Pero….¿cómo hacerlo con un niño pequeño? Esté donde esté, entrénelo para que descubra la belleza en todos lados. Si va con él a la plaza, por ejemplo, jueguen a encontrar el árbol más bello. Luego, siéntense frente a él para contemplarlo un buen rato, y haz preguntas muy sencillas como:

¿Qué alto es? ¡Cuántas hojas tiene! ¡Mira las formas que produce su sombra! ¡Fíjate cómo el viento hace bailar a sus ramas! A cualquier lugar que vaya con el pequeño, enséñele a ser observador y que relacione ese hecho con el placer de estar vivos. Verás como esta actitud y esa curiosidad la irá incorporando a su forma de ser.

EVITA LA SOBREPROTECCIÓN: A muchos padres, les sucede sin que se den cuenta…..Protegen en exceso, limitando las capacidades propias de sus pequeños hijos. Un ejemplo: ¿Vio ese juguete que siempre le alcanza? Permítale que lo tome él por sí mismo. Quizá gateando o arrastrándose, con algo de esfuerzo lo logre. ¡Y eso le producirá una enorme alegría, por que lo hizo solo! ¿Sabías que esos ínfimos logros son su base de autoafirmación personal para el futuro?

Dejar una respuesta