bebe-banandose.jpg

Cada parte del cuerpito del bebé debe ser higienizada correctamente utilizando jabones especiales o agua hervida y enfriada o solución fisiológica. A continuación te explicamos cómo debes hacerlo con cada una de ellas.

DIFERENTES PARTES DEL CUERPO:

EL CUERPO: Enjabónale todo el cuerpo, pasándole la esponja de arriba hacia abajo. Comienza por el cuello y continúa por el pecho, la pancita, los brazos, la colita y las piernas prestando atención a la zona de los pliegues de la piel. Luego podes darlo vuelta y lavarle la espalda.

LA CABEZA: Al principio puedes lavarle la cabeza con el mismo jabón del cuerpito teniendo cuidado de que no entre en sus ojos, pero luego puedes lavársela una vez por semana con un champú especial, suave y de ph neutro, que no irrite los ojos.

LA CARA: La carita del bebé debe ser lavada únicamente con agua hervida y enfriada. Nunca utilices jabones. Usa un algodón humedecido o una gasa pasándosela suavemente por la frente, las mejillas y otra por los pliegues del cuello para quitar la suciedad acumulada a causa del sudor.

LOS OJOS: Los ojos del bebé se pueden limpiar con un algodón muy suave, humedecido en agua hervida y enfriada o suero fisiológico, utilizando uno para cada ojo. Límpiale el borde de los párpados, desde el ángulo interno hasta el ángulo exterior, quitándole las secreciones.

LA NARIZ: La nariz y los oídos no deben ser lavados, ya que poseen un sistema propio y natural de limpieza. Únicamente si la nariz se encuentra congestionada puedes dispones un aspirador nasal. Sí puedes higienizar la parte externa de las orejas y el borde de los orificios de la nariz con un algodón humedecido en agua hervida enfriada o solución fisiológica.

LAS UÑAS: Se deben recortar sólo cuando el bebé duerme, con tijeras especiales de punta roma que se venden en las farmacias.

LOS GENITALES: Los genitales en las bebas se deben limpiar sólo en la parte externa de los labios con un algodón, de adelante hacia atrás. Nunca intentes limpiar el interior de la vulva. En los varones nunca trates de retraer el prepucio ya que puedes lesionarlo y es otra zona que se limpia naturalmente. Siempre utiliza un algodón o una gasa humedecida en agua hervida y enfriada o solución fisiológica.

Dejar una respuesta