bebe

La lactancia materna es una de las experiencias más bonitas del embarazo por la gran unión que crea entre la madre y el hijo. Sin embargo, las mujeres que sean portadoras de VIH deben descartar esta opción ya que es una vía de trasmisión de dicha enfermedad. La transmisión del virus de madre a hijo representa entre el 15% y el 30% de los casos de infección por VIH en el mundo y la lactancia materna es una de las principales vías de transmisión vertical en los países sin recursos económicos. Lo cierto es que la trasmisión durante el embarazo y en el parto, ha disminuído pero en la lactancia ha aumentado.

Este riesgo puede prevenirse por completo evitando la lactancia. Muchas padres, pese a padecer esta enfermedad, aseguran no tener más remedio que darles de mamar a sus hijos ya que no tienen recursos económicos para hacer frente al pago de la leche materna artificial. Sin embargo, existen multitud de ayudas de Servicios Sociales y demás, donde poder obtener el alimento que los bebés necesitan sin tener que trasmitirles esta dura enfermedad.

El Proyecto CORTESía ofrece gratis la leche maternizada en 38 hospitales españoles. De esta manera, bebés españoles se benefician de leche maternizada gratuita durante los seis primeros meses para prevenir la transmisión del virus de sus madres. Aunque antes estaba “prohibido” tener un bebé si padecías SIDA, ahora con todos los avances médicos, se puede tener sin problemas y sin miedo a un posible contagio. Eso sí, debéis acudir a todas las revisiones y llevar a cabo todos los consejos de los médicos.

 

Dejar una respuesta