bebe

Un estudio ha revelado que la inteligencia del bebé está relacionada con la lactancia materna. Cuanto más tiempo estés dándole de mamar, mejor se desarrollará y más inteligencia tendrá. Además de incidir positivamente en su salud futura, ya que, como hemos contando en otros casos, es muy beneficiosa para el bebé. Más tiempo dando el pecho revierte en un mejor desarrollo cerebral. El tiempo que el bebé se alimenta de la madre está estrechamente ligado al desarrollo de sus capacidades, dice un estudio publicado por Delta Labs.

Este análisis parece demostrar que la lactancia prolongada y exclusiva asegura mejores resultados en test de inteligencia y adquisición de habilidades. El amamantamiento eleva el cociente intelectual de los niños y mejora su rendimiento académico. Además, en estudios anteriores, está comprobado que los niños que han tenido la suerte de alimentarse de su madre sufren menos de una serie de problemas, como la aparición de diabetes, colesterol alto, hipertensión o trastornos digestivos.

Los científicos señalan que la leche materna tiene una composición exclusiva en la que destacan los ácidos grasos de cadena larga y un componente conocido como factor de crecimiento similar a la insulina I, y que podrían ser los responsables de las diferencias cognitivas, pero no lo llegan a afirmar. También barajan otras posibilidades como que la madre interactúa más con el bebé y le habla más. Aunque no lo mencionan ellos, no hay que olvidar que durante la lactancia el cerebro segrega oxitocina que es la hormona del amor y favorece un mayor enamoramiento hacia el bebé, lo que podría también justificar el mayor contacto físico, además del evidente contacto piel con piel.

Dejar una respuesta