bebe

La piel del niño es más delgada y frágil que la del adulto, sobre todo al nacer. La piel del bebé es mucho más permeable por lo que absorbe con mayor facilidad sustancias que estén en contacto con ella. Las características de la piel del niño van cambiando en las distintas etapas del desarrollo:

Tipos de piel:

  • Recién nacido. La piel del recién nacido aparece cubierta por una capa grasa blanquecina y debajo una piel rojiza que en pocas horas se va tornando más rosada.
  • Lactante: la piel va aumentando su espesor, lo que confiere al lactante el aspecto redondeado de sus formas.
  • Niño. En el niño la piel sigue siendo lisa y sonrosada, pero el tejido subcutáneo disminuye.

 

La piel del bebé según el tiempo:

  • Frío. la regulación de la temperatura del cuerpo del bebé es ineficaz y puede presentar hipotermia con facilidad para ello se abrigará adecuadamente al neonato, sobre todo en invierno. Los lactantes y niños deben protegerse del frío de igual forma que los adultos.
  • Calor. cuando es verano, no debemos tapar al bebé, ya que en un ambiente caluroso un exceso de ropa provocara un aumento de la sudoración y favorecerá la aparición de lesiones irritativas en la piel.
  • Sol. Los mecanismos de protección de los niños frente al sol no están completamente desarrollados. Por lo tanto, se queman rápidamente y se broncean con dificultad. Por ello, debemos ponerle protección alta al niño y no dejar que le dé el sol directamente.

Recomendaciones para cuidar la piel del bebé recién nacido:

  1. Los bebés menores de 6 meses no deben ser expuestos directamente al sol.
  2. En niños mayores evitaremos la exposición al sol entre las 11 y 16 horas. Se usarán cremas con el mayor factor de protección.
  3. El baño del niño debe ser diario. El agua debe estar templada.
  4. El ambiente de la habitación deber ser cálido (a una temperatura de unos 23 – 24º C).
  5. Es muy importante el cambio frecuente de pañales y el lavado de esta zona cubierta con el pañal. Son recomendables las pomadas protectoras cada vez que lo lavemos.

 

1 comentario

  1. […] La piel es el órgano más extenso del cuerpo del bebé, así que, es importante para su bienestar. No sólo actúa como una capa protectora de los demás órganos, sino que también tiene un papel psicológico. Al tener tantas terminaciones nerviosas, sensibles al tacto, la piel suele responder a todas las formas de contacto corporal. El abrazo de su mamá, prendas suaves, caricias… Está demostrado que aquellos adultos que no recibieron cariño cuando eran niños, son personas más agresivas que personas que sí recibieron cariño. También se sabe que las niñas son más sensibles al tacto que los niños. […]

Dejar una respuesta