Los recién nacidos son pura delicadeza y quizás lo que más representa esto es precisamente su piel. Durante los primeros meses deberás tener un cuidado especial para que esté bien hidratada y utilizar productos lo más naturales posibles.

Durante las primeras tres semanas después del parto notarás que la piel del bebé se renueva. En las zonas secas del cuerpo pueden aparecer escamas que son una reacción normal por lo que no te tienes que preocupar.

Las zonas más afectadas son los pies, las palmas de las manos, el cuello y el tronco. El abdomen suele estar más seco que la espalda. Son reacciones normales.bebé

En el seno materno la piel del bebé tenía unas condiciones completamente diferentes que después de nacer y ahora se tiene que adaptar. Si le das el pecho puedes aplicar un poco de leche materna en las zonas secas. Así apoyarás la regeneración de la piel.

Lo mejor es aplicar una loción hidratante o una pomada de caléndula. El aceite de almendras también es bueno para tratar las zonas secas. No le intentes quitar las escamas porque se caerán solas.

También deberás tener cuidado a la hora del baño. Seca bien su piel, especialmente en las zonas con pliegues, como las ingles, el cuello o las axilas. Es importante que su piel no se quede húmeda.

El baño del bebé puede convertirse en un acontecimiento intenso para ti y para tu bebé, porque bañar significa también observar, comunicar y disfrutar.

Lávale primero la cara con solo con agua tibia, y sin jabón. A continuación puedes lavarle con jabón natural o jabón especial para bebés (no perfumado y sin detergentes) el resto del cuerpo.

Fíjate durante el baño en la piel de tu hijo: ¿Qué aspecto tiene? ¿Tiene granitos? Observa sobre todo en las zonas de rozamiento de la piel: debajo de las axilas, las corvas, el cuello, el pliegue del codo, etc., donde pueden aparecer pequeñas heridas no graves, pero sí molestas para el bebé, y pon especial atención al secado de estas zonas de pliegues también porque la humedad puede ser perjudicial para esta piel.

 

Dejar una respuesta