Durante el embarazo los padres deben tomar un montón de decisiones. Hasta hace unos años pocas personas se planteaban si donar o no la sangre del cordón umbilical del bebé; sin embargo cada vez son más los padres que deciden hacerlo. Además la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) recuerda la importancia de conservar muestras de sangre de cordón umbilical en el momento del parto y seguir fomentando su donación, ante los beneficios que han demostrado las células madre de estos tejidos para numerosas enfermedades.

La donación de sangre de cordón umbilical consiste en recoger la sangre de la placenta, tras el parto y antes del alumbramiento de la placenta. No supone ningún riesgo ni para la madre ni para el recién nacido. Esta sangre, extraída en los instantes posteriores al parto y procesada en los bancos de cordón umbilical, es conservada criogenizada (congelada) hasta el posible uso.

Hay dos posibilidades, los bancos públicos y los privados. Te explicamos las diferencias:

Los bancos públicos: Se encargan de recoger sangre de cordón umbilical donada para la investigación o para que la utilice cualquiera que la necesite. Habitualmente se trata de un servicio completamente gratuito para los donantes. Tras el nacimiento del bebé, se recoge bajo estricto anonimato la sangre contenida en su cordón umbilical y se envía a un banco público a fin de utilizarla más adelante para salvarle la vida a otro niño. Si te decantas por esta opción y, más adelante, tu hijo u otro miembro de la familia desarrolla una enfermedad que requiere un trasplante de células madre como tratamiento, no podrás utilizar la sangre previamente donada al banco porque todas las donaciones son anónimas.

– Los bancos privados: Conservan la sangre del cordón umbilical para el uso exclusivo de la familia. Este servicio tiene un coste elevado. Las familias que cuentan con antecedentes médicos de enfermedades que pueden requerir trasplantes de células madre son las que más se plantean esta posibilidad.

España tiene siete bancos públicos destinados a la conservación de estas muestras:

– Banco de Cordón de Barcelona (Passatge Taulat, 116 08019 Barcelona. T.93 557 35 05)
– Banco de Cordón de Málaga (Avda. Dr. Gálvez Ginachero, s/n 29009 Málaga. T.951 03 41 00)
– Banco de Cordón de Madrid (Avda. Democracia, s/n 28032 Madrid. T.91 301 72 00/01)
– Banco de Cordón del CTS de Galicia (Avda. Monte da Condesa, 15700 Santiago de Compostela. T.881 54 69 00 y 900 100 828)
– Banco de Cordón del Hospital Universitario de Canarias (C/Ofra, s/n La Cuesta 38320 La Laguna, Tenerife. T.922 678 645)parto
– Banco de Cordón del CTS de Valencia (Avda. del Cid, 65-A 46014 València. T.96 386 81 16)
– Banco de Cordón del País Vasco (Barrio Labeaga, s/n 48960 Galdakao, Vizcaya. T.94 400 71 50)

Este tipo de donaciones comenzó a fomentarse hace menos de 10 años, pero últimamente ha descendido en algunas comunidades. Por este motivo, la SEGO cree necesario recordar que cuanta más sangre de estas características se conserve, mejor. Y para ello es necesario informar a los ginecólogos del potencial de las células del cordón umbilical para que a su vez puedan explicárselo a los padres y formar a los profesionales que deben participan en su extracción.

 

 

Dejar una respuesta