La violencia obstétrica afecta a 7 de cada 10 mujeres

La situación de la natalidad actual es una de las principales preocupaciones, ya que esta es muy baja, en comparación con la población adulta que hay en España. Son varios los motivos que han llevado a esta situación, como pueden ser económicos o cambios sociales. Pero aquellas mujeres que deciden quedarse embarazadas, también les afectan las causas económicas y sociales a la hora de decidir cómo dar a luz al bebé.

Actualmente, el 75% de las mujeres acuden a un hospital público para dar a luz y realizar el seguimiento tanto de la madre como del bebé. Sin embargo, cada vez son más las mujeres que eligen métodos alternativos al hospital, o buscan hospitales que ofrezcan diferentes comodidades a la hora de dar a luz.

Este cambio de mentalidad a la hora de dar a luz un bebé, está sobre todo influenciado por experiencias negativas en la obstetricia. La violencia obstétrica es uno de los problemas contra los que luchan las mujeres y grupos de sanitarios, que ven cómo en ocasiones la vida del bebé y la madre puede llegar a peligrar tanto por malas prácticas como por evitar acudir a un centro sanitario para no sufrir una mala experiencia.

La violencia obstétrica son las conductas violentas o la falta de procedimientos adecuados durante el embarazo, parto y posparto. Las más comunes que denuncian las embarazadas, son la falta de analgésicos, prescribir medicación excesiva y forzar a parir en una posición determinada. Pero también denuncian presión psicológica, principalmente con tonos humillantes o despectivos hacia la mujer embarazada. Esta mala praxis es una violación de los derechos humanos, además de un problema ético y moral que conlleva graves consecuencias económicas y sociales.

Son cada vez más las mujeres, que gracias a tener un medio de comunicación abierto como son las redes sociales, han contado sus experiencias tanto positivas como negativas con respecto a las prácticas en la obstetricia durante sus embarazos y partos. Esto ha creado un movimiento social entre las madres, en el que ofrecen además de información, un canal de diálogo directo con profesionales para gestionar su plan de parto de la manera más adecuada.

Los profesionales sanitarios advierten, de que mucha de la información que aparece en las redes sociales es errónea, y que puede perjudicar gravemente la salud del bebé y la madre. Por ello, aunque internet es un buen lugar para informarse, lo más adecuado es acudir a un centro sanitario y preparar el parto con profesionales. Son cada vez más las personas cualificadas y los centros que ofrecen alternativas al “parto tradicional”, además de formarse adecuadamente para tratar con la mayor calidad a la madre y al bebé en todo momento.

Las mujeres españolas, a pesar de acudir la gran mayoría a un hospital público y parir de forma natural, han contado a mujerferil.es que están interesadas en otros métodos de parto:

  • El parto en el agua. Son cada vez más los centros que cuentan con una bañera o piscina especial para escoger la opción de realizar un parto natural pero dentro del agua. Con este método, no se utiliza medicación para el dolor, ya que el agua tibia puede ayudar a calmar las contracciones.
  • Parto de pie. Este método ha sido utilizado desde siempre por muchas madres, pero actualmente se está volviendo a usar más frecuentemente, antes que estar tumbada en la cama. Aquí la gravedad ayuda al proceso del parto natural, haciendo el proceso más rápido y sin usar epidural.
  • Parto asistido en el hogar. Esta práctica es más común en Estados Unidos, y en España cada vez son más las mujeres que optan por tener al bebé en casa con asistencia médica.
  • Parto sin estrés. Una de las últimas tendencias es crear un ambiente silencioso, con luz baja y cálido, en el que la madre da a luz al bebé respetando los tiempos del parto, sin intervenciones quirúrgicas ni medicación. En este método se prepara a la madre con técnicas de relajación y de gestión del dolor durante todo el embarazo. 

Nota de Prensa de MujerFértil

Ir arriba