Las emociones que se manifiestan durante el embarazo son diversas en cada caso. La singularidad de cada mujer se expresa con más fuerza en torno a esta experiencia nueva, ya que cada embarazo es de alguna forma una primera vez. Los sentimientos son positivos pero también pueden ser negativos.

Cierto es que todas las personas necesitan cariño pero cuando una mujer se queda embarazada, aún lo necesita más. La mujer vive durante los nueve meses de gestación muchos sentimientos y emociones. Es normal ya que las hormonas están a flor de piel. La embaraza vive una etapa vulnerable y puede tener ciertos altibajos. Sea como sea, necesita apoyo y cariño de sus familiares y amigos. Es fundamental atender las necesidades emocionales de la nueva madre ya que este periodo de la vida de las mujeres es un estado para pensar las emociones y las nuevas vivencias.

El primer ambiente que tiene el ser humano es el cuerpo y la mente de la mamá. Eso está íntimamente ligado con la formación de ese nuevo ser. Una mujer que se siente querida, engendrará a un bebé feliz. Las embarazadas requieren de protección especial, y por eso la contención afectiva tiene que ser más profunda de lo habitual de parte de la pareja, la familia o las personas más cercanas a ella.

Cuando la embarazada se sienta debil, triste y decaída, debemos darle más ánimos de lo normal. Es recomendable tener un diario, escribir cómo nos sentimos, ver el lado positivo de las cosas, hablar de lo que nos preocupa con nuestra pareja o con algún amigo, dejar que nos ayuden… En definitiva, debemos tomarnos las cosas con calma durante esta etapa ya que una mala época podría afectar a nuestra salud y a la de nuestro bebé.

1 comentario

Dejar una respuesta