Traer una nueva vida al mundo es una difícil tarea para las madres. Incluye los cuidados apropiados, numerosas responsabilidades y muchos sacrificios. A lo largo del embarazo comenzarán a aparecer las temidas estrías. Muchas mujeres no le dan importancia a las estrías en el estomago. A veces son causadas por un aumento de peso, cuando la piel del estomago se estira para acomodar su expansión. Las estrías en el estomago se pueden evitar, al igual que las de cualquier parte del cuerpo.

Las estrías no aparecen en todas las mujeres que tienen un bebé. La  mayoría aparece porque engordan rápidamente y la piel no le da tiempo a adaptarse. Las marcas aparecen cuando se guarda demasiada grasa en el abdomen. Para disminuir la aparición de estrías hay que asegurarse de no subir de peso de manera repentina. Mantén una dieta saludable, baja en grasas evitando las comidas hipercalóricas. No comas de más y evita dormir después de las comidas. Beber suficiente agua es importante porque ayuda a mantener la piel hidratada.

También debes realizar ejercicio, ya que éste se encarga de tonificar el cuerpo removiendo la grasa no deseada y previniendo la aparición de estrías. Se recomienda salir a caminar y hacer natación. Las estrías son inevitables para las embarazadas, pero hay formas de reducirlas. Incluso si aun no das a luz, existen simples trucos para mantener la piel saludable y hacerla más elástica. Una táctica es masajear la piel todos los días con aceite de rosa de mosqueta. Esto ayuda al nuevo tejido a crecer y además mejora la circulación.

A pesar de que no se ha probado que las cremas, lociones y humectantes pueden prevenir la aparición de estrías en el abdomen, si existe evidencia de que pueden ayudar a disminuir los efectos del estiramiento de la piel. Mientras sena utilizadas frecuentemente y de la manera apropiada, las estrías no serán tan notorias en el futuro. Las estrías no pueden ser totalmente eliminadas una vez que aparecen, pero hay maneras de reducir su notoriedad.

 

Imagen: mujer.elembarazo

Dejar una respuesta