Hoy seguiremos explicando las fases del parto que comentamos en el día anterior. Como decíamos, la fase de dilatación se divide en 3 subfases, la fase latente, explicada ayer y las otras dos fases de las que hablaremos a continuación.

· La fase activa

El cuello del útero se dilata entre 4 y 8 centímetros. Las contracciones se producen cada 3 minutos y son más intensas. Esta es la fase generalmente más molesta del proceso.

· La fase de transición

Se produce la dilatación total del cérvix hasta los 10 centímetros. Las contracciones se repiten cada 2 ó 3 minutos con una duración de 1 minuto. Esta última fase de la dilatación es muy cansada porque la intensidad de las contracciones aumenta. Los últimos centímetros de dilatación se suelen producir en un espacio de tiempo muy breve. En ocasiones, la mujer puede sentir mareos, náuseas, ganas de evacuar, dolor en el recto y calambres en los glúteos.

Para controlar las ganas de empujar en esta fase la mujer debe practicar la respiración de jadeo. También puede utilizar otras técnicas de respiración o relajación para controlar el dolor cada vez más intenso de las contracciones, siempre que no se le haya administrado analgesia epidural.

ETAPA EXPULSIVA

Una vez que la dilatación ha terminado, la mujer comienza a empujar durante las contracciones, cuya frecuencia se ha reducido. Si no se le ha administrado anestesia epidural, la mujer sentirá unos enormes deseos de empujar debido a la presión que ejerce la cabeza del bebé sobre la pelvis.

Este periodo puede durar un par de horas durante las cuales el feto va pasando, primero por la pelvis y después por el canal del parto hasta que asoma la cabeza al exterior. Se dice entonces que la cabeza del bebé ha coronado.

Es entonces cuando el médico suele practicar la episiotomía, una pequeña incisión en la zona del periné, entre el recto y la vagina, que permite que el feto salga sin producir desgarros en el organismo de la madre.

La cabeza del niño suele mirar hacia el suelo, aunque gira casi de inmediato para permitir la salida del resto del cuerpo. En ese momento el médico o la matrona limpian la nariz y la boca del bebé para despejar líquido que pudiera tener.

Normalmente con la siguiente contracción salen los hombros del niño y el resto del cuerpo. A continuación se pinza el cordón umbilical en dos puntos y se corta en medio de ambos. El recién nacido ya puede respirar por sí mismo. El médico coloca al bebé encima de la madre.

ETAPA DE EXPULSIÓN DE LA PLACENTA O ALUMBRAMIENTO

Las contracciones son menos dolorosas que en la expulsión del bebé. Muchas mujeres se sienten destempladas y con temblores después. Es una sensación que dura alrededor de media hora.

Una vez que el bebé ha salido del vientre de la madre, pasan entre 5 y 30 minutos hasta que son expulsados mediante contracciones la placenta y los anexos fetales, es decir, el resto del cordón umbilical y las membranas que han envuelto al feto durante la gestación.

1 comentario

Dejar una respuesta