Consejos para lavar la ropa del bebé y evitar irritaciones

lavar-ropa-de-bebe-cuidados

Tener un bebé significa tener que lavar la ropa en gran cantidad, ya que a los bebés necesitamos cambiarlos varias veces al día. Es esencial tratar la colada de tu bebé con cuidado para evitar irritaciones cutáneas o alergias.

Es una tarea que vamos a realizar con todo el amor del mundo, pero es crucial tener en cuenta algunos consejos al hacerlo. Es muy importante que tienes que tener en cuenta qué a lavar la ropa del bebé lo hagas por separado del resto de las otras prendas, especialmente durante los primeros 100 días.

Esto se debe a que la piel de los bebés es muy delicada y sensible y debes utilizar detergentes especiales para lavar la ropa de bebé. También debes evitar los quitamanchas o detergentes biológicos que pueden irritar o causar alergias.

Lavarla por separado porque si algún miembro de la familia tiene alguna enfermedad en la piel es muy probable que se la puedas contagiar al bebé si lavan las ropas juntas.

A continuación, veremos cuidados especiales que debes tener al lavar la ropa de bebé.

Cuidados especiales al momento de lavar la ropa del bebé

Elige detergentes suaves

lavar la ropa de bebe

A la hora de lavar la ropa de tu bebé, elegir el detergente adecuado es fundamental. Busca un detergente suave e hipoalergénico, especialmente formulado para pieles sensibles. Evita utilizar detergentes fuertes que contengan fragancias, colorantes o productos químicos, ya que pueden irritar la piel de tu bebé.

Siempre es mejor optar por opciones sin perfume ni colorantes para minimizar el riesgo de alergias o reacciones cutáneas.

Prelavado de ropa nueva

La ropa nueva recién sacada de la tienda puede contener residuos químicos o colorantes que podrían irritar la delicada piel de tu bebé. Por tanto, es esencial prelavar toda la ropa nueva del bebé antes de ponérsela por primera vez.

Utiliza el ciclo más suave de la lavadora y elige un detergente suave. Este prelavado ayudará a eliminar cualquier sustancia química o irritante, garantizando la comodidad de tu bebé.

Separa los colores

ropa de bebe

Para evitar la pérdida de color y mantener fresca la ropa de tu bebé, es fundamental separarla por colores. Agrupa los colores similares y lávalos por separado para evitar cualquier transferencia de color.

Esta práctica ayudará a mantener la integridad de cada prenda, al tiempo que mantiene la ropa de tu bebé vibrante y sin manchas.

Lavar con agua fría

En general, se recomienda utilizar agua fría al lavar la ropa de bebé. El agua fría no sólo ayuda a conservar los colores, sino que también evita que se encojan.

 Además, el agua fría es más suave con los tejidos y es menos probable que cause irritaciones en la piel. Recuerda siempre comprobar las etiquetas de cuidado de cada artículo para asegurarte de que el agua fría es adecuada para el tejido específico.

Ciclo y centrifugado suave

Cuando laves ropa de bebé, opta por el ciclo suave de la lavadora. Este ciclo está diseñado para ser más delicado, reduciendo el riesgo de dañar los tejidos o las costuras. Además, el centrifugado suave minimizará la agitación y protegerá la ropa de un desgaste excesivo.

Evita los suavizantes

Los suavizantes pueden dar a la ropa un olor agradable y suavizarla, pero a menudo contienen sustancias químicas que pueden irritar la piel sensible. Es mejor evitar por completo el uso de suavizantes cuando laves la ropa de tu bebé.

Si sientes la necesidad de añadir suavidad, considera la posibilidad de utilizar una alternativa más natural, como el vinagre, que puede ayudar a suavizar los tejidos sin causar problemas a la piel.

Ciclo de aclarado extra

Para asegurarte de que todos los restos de detergente se eliminan correctamente de la ropa de tu bebé, considera la posibilidad de realizar un ciclo de aclarado extra.

Este paso ayudará a eliminar cualquier resto de detergente, reduciendo el riesgo de irritación cutánea. Un aclarado extra es especialmente importante si tu bebé tiene eccemas o la piel sensible.

Secar con cuidado

Lavar la ropa del bebé requiere paciencia y varios puntos a tener en cuenta para cuidar su piel.

Al secar la ropa de tu bebé, es mejor hacerlo al aire libre y de forma natural siempre que sea posible. Colgar la ropa al aire libre, bajo la luz directa del sol, puede proporcionar desinfección y frescor naturales.

Si utilizas una secadora, opta por el ajuste de calor más bajo para evitar que encoja o dañe el tejido. Evita utilizar hojas de secadora, ya que suelen contener fragancias y productos químicos que pueden irritar la piel sensible.

Almacenamiento y planchado

almacenaiento y planchado

Almacenar adecuadamente la ropa limpia del bebé también es esencial para mantener su frescura. Asegúrate de que la zona de almacenamiento esté limpia, seca y libre de plagas para evitar posibles problemas.

No es necesario planchar la ropa de bebé, a menos que las instrucciones específicas de la etiqueta de cuidado indiquen lo contrario. Si es necesario plancharla, utiliza el ajuste de calor más bajo y evita planchar directamente sobre cualquier estampado o adorno.

Palabras finales…

Lavar la ropa de tu bebé con detergentes suaves, separando los colores y utilizando agua fría puede ayudar a prevenir irritaciones de la piel. Recuerda, cuidar la delicada piel de tu bebé empieza por cómo lavas su ropa. Siguiendo estos consejos, podrás proporcionarle un vestuario fresco y sin irritaciones.

Fotos: Unsplash.

Últimos artículos

Scroll al inicio