Existen algunas cosas que debes evitar con un bebé prematuro y otras que no tienes que dejar de hacer. Hoy nos referiremos a un tema tan especial como los cuidados necesarios que deben tener los bebés nacidos antes de término.

Un momento muy especial

Tener un bebé prematuro
Fuente: Sopasnor

El nacimiento de un bebé antes de término es algo muy movilizante y especial, muchos padres lo viven como un momento de gran preocupación e incertidumbre. Si bien en todos los nacimientos se tiene cierta expectativa y es normal que aparezcan los temores, en estos casos especiales los sentimientos se maximizan.

En estos casos es fundamental que los padres estén correctamente informados, por eso hoy intentaremos ayudarlos brindándoles algunos datos que permitirán vivir esa especial etapa con mayor seguridad y conocimientos.

Algunas cosas que no se deberán hacer

Tener un bebé prematuro
Fuente: Pablo Contreras

Evita caer en comparaciones referentes al tamaño y a los problemas que puede llegar a tener el bebé. Es normal que los padres tiendan a comparar con otros bebés, eso puede resultar muy frustrante. Es necesario pensar que cada bebé es diferente y único.

Tampoco debes escuchar los comentarios de personas ajenas a la pareja, puede suceder que algunas visitas al verlo digan esa antipática frase ‘qué pequeño que es’, oír esto y hacerle caso lo único que generará es que se incremente el dolor y la angustia. El pensamiento debe ser, dentro de los posible, siempre positivo, tratar de ver como día a día aparecen pequeños avances.

No te vuelvas insensible

Tener un bebé prematuro
Fuente: Pablo Contreras

En ocasiones los padres buscan crearse una coraza ante la situación y se pueden volver más insensible En los centros de salud para prematuros se suelen escuchar frases como ‘por lo menos yo puedo dormir de noche’, este tipo de frase, evidentemente, trata de ocultar una gran angustia y dolor ya que, si de ellos dependiera, preferirían pasar días enteros sin dormir en lugar de tener a sus niños hospitalizados. Es muy importante evitar frivolizar situaciones tan serias como estas.

Acompaña a la familiares

Tener un bebé prematuro
Fuente: Raul Hernandez

Puede suceder que este artículo lo esté leyendo una persona que tenga un familiar atravesando esta situación y no sea su propio hijo el prematuro. En estos casos te aconsejamos acompañar a la familia, a los padres. Esto no significa que debes mudarte al centro de salud, ni que tienes que invadirlos con tu presencia. A veces los padres necesitan estar solos pero agradecen y valoran las llamadas. Con sólo llamar y preguntar será suficiente.

Trata de vivir la situación sin estrés

Tener un bebé prematuro
Fuente: Christian Cordova

Tener un bebé prematuro es una de las experiencias que puede resultar muy estresante. La angustia y tristeza sólo empezará a pasar cuando el bebé esté bien y todos puedan regresar juntos a casa. Es normal que los primeros días en el hogar todos juntos la sensación de tristeza y angustia continúe, más aun en el caso de las madres, quienes seguramente continuarán pasando los días de posparto.

A pesar de que el médico les asegure que esta todo bien el temor por su salud y por una posible recaída continuará. En el caso de que los pensamientos sean agobiantes y continuos quizás sea necesario consultar con un psicólogo, quien de manera profesional, podrá acompañar a la pareja (o alguno de los miembros) en ese difícil momento.

En el caso de que el bebé prematuro no sea el primer hijo no debes sentir que al ir al centro de salud los otros niños te echarán de menos, es necesario que se divida el tiempo disponible y cuando estén en el centro de salud estén concentrados en eso y cuando vuelvan a sus casas se enfoquen en no descuidar ni estar tristes frente a los otros hermanitos. Traten de salir con los niños al parque, irlos a buscar al colegio, seguir (dentro de los posible) con la misma rutina.

Acepta la ayuda de tus seres queridos

Tener un bebé prematuro
Fuente: Roger Schultz

Es normal que durante esa etapa reciban llamadas de familiares y amigos ofreciendo su ayuda. No hay que temer aceptarla cuando haga falta. Podrán dar una mano en pequeñas cosas que ayudarán a simplificar la vida, como ir al supermercado o quedarse al cuidado de los otros pequeños.

La importancia de aprender a escuchar. Cuando un ser querido o un profesional esté hablando del tema es necesario aprender a escuchar, con empatía y sin emitir juicios. Frente a un gran dolor se puede sentir que las otras personas no están en condiciones de aconsejar, ya que no están pasando por lo mismo, pero no siempre es así Pueden hablar con otros padres que ya hayan pasado por esa experiencia y advertir que se sale adelante.

Resumiendo, sabemos que tener un pequeño antes de los previsto es preocupante, genera miedos, incertidumbre, dolor. Más aún cuando el bebé nace con algún problema de salud. Pero dentro de lo posible es mejor pensar en positivo, valoras las pequeñas mejoras e imaginar que ese momento también pasará y quedará como parte de la historia de su vida.

Dejar una respuesta