bebida

No es preciso dar agua al bebé, ni al que es amamantado ni al que toma mamadera. La leche, sobre todo la materna, tiene todos los nutrientes necesarios para que el lactante se mantenga hidratado; la leche sacia su apetito y también calma su sed. En épocas de más calor o si el pequeño está acatarrado, conviene ofrecerle pecho o mamadera con más frecuencia.

En caso de que tenga fiebre, se le puede ofrecer agua mineral, pero es mejor hacerlo después de la toma: el agua podría restarle apetito y hacer que no tome suficiente leche. Más adelante, cuando el pequeño empiece a ingerir alimentos sólidos, sí necesita pedirá, beber agua. Si no la pide, hay que ofrecérsela. Es bueno en esos casos tener una mamaderita con agua, para darle líquido en pequeños sorbitos.

Dejar una respuesta