Varios estudios recientes han provocado que se hable mucho de los beneficios del Omega 3, en cualquier circunstancia, pero de manera especial, en los niños y en mujeres embarazadas o que están amamantando a un bebé. Y no es para menos.

¿Qué son los Omega 3?

Los omega-3 son unos ácidos grasos esenciales necesarios para mantener una buena salud, pero que el organismo no puede fabricar, por lo que tenemos que conseguirlos a través de la dieta.  Desgraciadamente dieta occidental actual es claramente deficitaria en este ácido graso presente sobre todo en el pescado azul (el salmón, las sardinas o el chicharro) y también en los frutos secos y en las semillas de lino.

Gracias a estos estudios hemos conocido los beneficios pueden tener en el organismo. las dietas ricas en omega-3 de pescado no solo nuecesprotegen las neuronas frente al deterioro, sino que se relacionan con mejoras en el rendimiento mental, la memoria, la concentración, la agudeza visual, el estado de ánimo, el déficit de atención con hiperactividad e incluso enfermedades psiquiátricas como la depresión y la esquizofrenia. Pero no solo eso, la carencia de este ácido puede favorecer el desarrollo de enfermedades inflamatorias y autoinmunes. En cambio, se ha observado que el aumento de consumo de omega-3 tiene efectos supresores en los factores de riesgo de esas enfermedades.

El DHA (un tipo de omega-3 de cadena larga, presente en el pescado) es un componente primordial del cerebro humano, muy importante tanto para su desarrollo como para la visión. Por eso, por ejemplo, las leches maternizadas lo incluyen en sus fórmulas. También por este motivo es importante que las mujeres que acaban de dar a luz conozcan esta información, porque los omega 3 son fundamentales durante la lactancia. Los estudios apuntan también que dietas ricas en estos ácidos, ayudan a prevenir la depresión post parto.

 

 

 

Dejar una respuesta