Cólicos del lactanteTodavía no se sabe con exactitud el origen de este comportamiento y suele diagnosticarse cuando se han descartado todas las posibles dolencias. Lo habitual es que los niños tengan cólicos al final de la tarde o por la noche. Entre las tres semanas de vida y los tres meses. Frecuentemente, el niño que padece esta dolencia suele estirar las piernas o arquear la espalda como si sufriera algún dolor abdominal.

Su característica más frecuente es un llanto intenso y prolongado, imposible de consolar y calmar; su duración estimada es de tres horas, resultando bastante irritante para el oído adulto. No obstante, no hay otro remedio mas que intentar calmarle y esperar.

Un acto que favorecerá su tranquilidad es tumbarle boca abajo sobre el regazo, sujetándole la cabeza y masajeando suavemente su espalda y sus piernas.

1 comentario

Dejar una respuesta