bebe

Cada bebé es un mundo y cada uno lleva su ritmo de crecimiento. Los dientes a los bebés le suelen salir desde los 4  meses, en adelante; a unos antes y a otros después. Una de las cosas que más impacta a los padres es el crecimiento de los dientes. Es algo que no se olvida nunca.  Algunos bebés tienen que esperar hasta los 12 meses para lucir su primer diente, mientras que otros pueden nacer con alguno. Es lo que se conoce como “dientes congénitos”.

Si la primera dentición de los padres fue temprana, lo habitual es que a sus bebés les ocurra lo mismo. Nos os preocupéis si ha cumplido el año y aún no tiene dientes y es que los que salen más tarde están mejor formados y su dentina es más resistente a la formación de caries. Una gran noticia. Los primeros dientes que crecen son  los incisivos centrales inferiores, luego los superiores, posteriormente los incisivos laterales, después los caninos… y así hasta la erupción de los molares, que suelen ser los últimos. En definitiva, en torno a los 2 años de edad, los niños ya tienen todos sus dientes de leche. Ya sabéis que estos dientes se caerán cuando pasen unos años para que les crezcan los dientes de adulto.

Para saber que le están creciendo los dientes a nuestros hijos podemos percibir varios síntomas como que se mete todo a la boca, lo muerde todo… y es que, en general, le suele doler. Mientras algunos niños pasan los brotes de su dentición casi sin enterarse, a otros les produce molestias. Para calmar el dolor puedes ofrecerle un mordedor, que es un juguete con un líquido dentro que se puede enfriar en la nevera.

Dejar una respuesta