Los errores más comunes de una madre primeriza

madre primeriza

Es normal cometer errores cuando se es madre y más aún si se es primeriza. Por este motivo dejamos algunos de los errores más comunes de una madre primeriza. Así, con un poco de información, evitaremos cometer unos cuantos.

Los errores más comunes de una madre primeriza

madre primeriza

Hacerse la fuerte

En muchas ocasiones una persona pueda hacerse la fuerte, pero cuando se ha sido madre y se ha afrontado un parto para luego cuidar del bebé también se puede llorar. No hay nada de malo por mostrarse triste, apática o perdida.

Afrontar un parto y luego cuidar de la criatura requiere de un gran esfuerzo tanto físico como mental y emocional. De hecho son muchas mujeres las que entran en una depresión después del parto.

Piensa que es normal el que puedas estar triste o un poco depre al intentar afrontar todo y ver que es demasiado. Si te guardas todos tus sentimientos y sigues adelante, aún cuando no puedas, por miedo al que van a pensar el resto de las personas es un error.

Por el contrario, es bueno admitir las limitaciones y reconocer lo cansada que puedes llegar a estar. También es importante entender que eres madre primeriza y que puedes pedir ayuda cuando sientes que la situación se desborda. No esperes a que esto suceda, pide ayuda antes.

No hacer caso del pediatra

Son muchas las madres las que se dejan guiar por los consejos familiares anteponiendo estos a los del pediatra. No queremos decir que sea malo escuchar a la familia, pero es importante hacerle caso al pediatra.

Puede que el familiar que te de el consejo haga muchos años que fue madre o padre y, por ello, los consejos actuales te van a venir mucho mejor. Es importante echar una mano de la voz de la experiencia de vez en cuando, pero sin dejar de lado las recomendaciones del pediatra.

Abrigar demasiado al bebé

Seguro que esto lo hemos escuchado más de una vez. Los recién nacidos que sudan mucho es que se encuentran muy abrigados. Es importante aprender a vestir al bebé para que no sude de esta manera.

Piensa que una de las mejores cosas que puedes hacer es vestir al bebé por capas. De esta manera podrás quitar las que sean necesarias si ves que empieza a sudar o a ponerse rojo. Además es importante comprarle ropa de tejidos que transpiren.

Cuando tengas dudas de si tiene o no frío el bebé, solamente has de tocar sus manos y pies. Si están fríos o un poco amoratados, es que debemos abrigarle un poco más.

Los errores más comunes de una madre primeriza

madre primeriza

Esterilizar todo hasta que el bebé cumple 1 año

A no ser que hayas tenido un bebé prematuro, con el que hay que extremar la limpieza, es bueno esterilizar el entorno del bebé y sus cosas, sobre todo durante las primeras semanas de vida, pero sin obsesionarse con esta actividad.

Como hemos dicho es muy bueno esterilizar el entorno del bebé y más aquellas cosas que se lleve a la boca, durante las primeras semanas. Pero después, aunque es importante que su entorno esté bien limpio no hay que esterilizarlo todo puesto que también es bueno que el bebé esté en contacto con un número determinado de bacterias pues estas le van a ayudar a desarrollar sus propias defensas.

Rapar la cabeza al bebé

Aunque suene raro, hay quien rapa la cabeza a su bebé para que el pelo le crezca más fuerte. Pero lejos de esto, los profesionales recomiendan no hacer esto porque al desaparecer el pelo puede hacer que el bebé pierda calor por la cabeza.

Cambiarle de pecho antes de que termine

Es importante amamantar al bebé hasta que termine, pues la última leche es la que más alimenta al niño. Esta leche tiene más grasa que la del principio. Cuando el seno esté completamente blando, ya se le puede pasar al otro. No lo hagas antes de que termine.

Los errores más comunes de una madre primeriza

madre primeriza

No dejar que las personas lo cojan

Es normal y lógico evitar que cojan al bebé durante sus primeras semanas de vida o si es primerizo. Pero más adelante es importante que también socialicen. En este sentido, hay que utilizar la lógica… no vamos a dejar que una persona enferma o con algo contagioso coja al bebé. Pero lejos de esto, ya podremos dejar que los familiares y amigos puedan disfrutar del mismo.

Dejar que llore

Aunque hay teorías en las que hay que dejar llorar a los niños, cuando estos son bebés y aún muy pequeños no es bueno seguirlas. Si un bebé recién nacido o con unas semanas llora, es importante acudir a ver qué necesite. Puede que tenga hambre, que necesite que le cambien el pañal o arroparle porque tenga frío o quizás calor.

Los errores más comunes de una madre primeriza

madre primeriza

Bañarle todos los días

No es bueno bañar todos los días al bebé y menos aún si es recién nacido. Los profesionales dicen que es mejor bañarlos o tres veces en semana. Eso sí, hay que asearlos todos los días, pero no bañarlos.

Después del cambio de pañal asearemos al bebé, pero sin recurrir al baño diario. Además tampoco se debe utilizar jabón ni aunque este sea suave. Más adelante ya podremos bañar al bebé.

Mantener la casa en silencio cuando duerme de día

Solo hay que mantener la casa en silencio de día si, además del bebé, la madre aprovecha este rato para dormir y descansar. Por el contrario, si la madre no va a descansar no es necesario mantener la casa en silencio durante las horas de luz.

Es importante que el bebé se habitúe a los sonidos y a la luz del día, para que llegue el momento en el cual su patrón de sueño se normalice. De esta manera, poco a poco, dormirá más por la noche que durante el día.

¿Te ha sido de utilidad este post sobre los errores más comunes de una madre primeriza? ¿Buscas nombres de flores y su significado para bebé niña? ¿Necesitas consejos prácticos sobre la introducción de alimentos para bebes?

Ir arriba