gases

Los gases en el embarazo son muy molestos durante toda la gestación. Todas las mujeres en mayor o menor medida sufren estas molestias en el embarazo. El embarazo predispone a la retención de gases, que producen distensión abdominal y un leve dolor continuo. La hormona progesterona relaja los músculos intestinales y el útero desplaza al estómago. Los gases se acumulan en el intestino causando hinchazón.

La primera razón es que durante el embarazo tienes niveles mucho más altos de progesterona, una hormona que relaja el tejido muscular liso de todo tu cuerpo, incluido el de tu sistema digestivo. Esta relajación hace más lenta la digestión, lo cual te puede producir gases, hinchazón en el estómago, eructos y flatulencia. La mayoría de los gases que causan flatulencia, se producen cuando las bacterias en el intestino grueso descomponen la comida que no fue digerida totalmente por las enzimas del estómago y del intestino delgado.

Te damos algunas recomendaciones: no olvides beber abundante líquido y fraccionar tus comidas hasta en 6 porciones diarias para hacer más rápida tu digestión. De esta manera, tendrás menos gases en tu día a día y te sentirás menos inchada. También se recomienda comer sentada y despacio, masticando bien para no tragar aire; evitar los alimentos flatulentos (coliflor, brócoli, repollo…) y todas aquellas cosas que no te sienten muy bien en tu vida. Después del parto podrás volver a la misma rutina alimentaria.

Dejar una respuesta