hidratos

Los hidratos de carbono son imprescindibles durante el embarazo puesto que aportan energía. Junto con los lípidos, los hidratos de carbono son las principales fuentes de energía para tu organismo y el de tu bebé. Los hidratos de carbono que consumes están disponibles prioritariamente para responder a sus necesidades inmediatas de energía. Los hidratos de carbono están presentes en los alimentos con gusto azucarado natural (azúcares simples) y también en las harinas (pastas, papas, arroz), las legumbres secas y los cereales de desayuno (hidratos de carbono complejos). Los más importantes son la pasta, cereales, pan, arroz y patatas. Los productos azucarados (galletas, dulces…) resérvalos para darte gustos.

En el embarazo, los hidratos de carbono serán la base de la alimentación, ya que proporcionan energía inmediata. Por otro lado citar que una cantidad insuficiente de hidratos puede provocar sensación de cansancio y punzadas de hambre durante todo el embarazo. Además de que las dietas bajas en hidratos de carbono provocan un descenso en los niveles de ácido fólico.

Durante toda la gestación, debemos llevar una dieta sana y equilibrada compuesta por diversos alimentos. No debemos comer nada en exceso, pero tampoco debemos quedarnos cortas. Es importante que nos alimentemos bien para que nuestro bebé no tenga ningún problema de salud. Lo mejor es llevar una dieta variada, en la que participen todos los nutrientes esenciales, pero en cantidad moderada, no hará falta realizar dietas y estarán cubiertas nuestras necesidades y las del futuro bebé.

Dejar una respuesta